Cuernos



Me gustaron sus curvas, especialmente el contraste entre la anchura de sus caderas y la delgadez de su cintura que parecía hecha a medida para rodearla con mis rodillas. Me gustaba como, al montarla, podía sentir en todo mi cuerpo sus vibraciones, sus jadeos y su alegría... mientras yo manejaba totalmente la situación.


Yo siempre había sido fiel, pero las sensaciones que notaba cuando tenía a la negra entre mis piernas, me hacían replantearme todo lo que había vivido. Me sentía incluso una mala persona por pensarlo, pero reconozco que interiormente me decía: "¿Y si dejo a mi niña y sigo mi camino junto a esta negra tan manejable? "

Tenía incluso miedo de contestar a esa pregunta. Además, la negra no era una montura fácil ni barata, y yo era, pese a mis años, un poco inexperto en las artes del engaño. Además no tenía ni idea de si mi negra y yo, haríamos con el tiempo tan buena pareja como la pequeña y yo. ¿Y cómo se lo tomaría el resto del mundo? ¿Sería mi nueva pareja aceptada por mi familia? ¿Me permitirían ese cambio? ¿Entenderían una ruptura después de 20 años de fidelidad?

……………………………………

Hace muchos, muchos años, tantos, que seguramente algunos de los lectores aún no habían nacido, me compré una vespa. Era una Vespa Iris 200 E, una maravilla de scooter para la época. Y desde entonces, y ya hace más de 20 años, le he sido fiel. A mi Vespa, no la he engañado con otras motos, no he coqueteado con otras vespas con el cambio automático, y ni siquiera he montado en esas motos que tienen el cambio de marchas con los pies.

Mi Vespa roja ha hecho muchos kilómetros a mi lado, ha ido conmigo a la facultad, al trabajo, al cine… Ha conocido a mis novias, a mis amigos, a mi familia. Juntos hemos viajado, hemos pinchado, hemos corrido, incluso alguna vez, y afortunadamente sin consecuencias, nos hemos caído juntos. Pero ya se sabe que el ser humano es de natural voluble, y con los años, la cosa comenzó a torcerse, con pequeñas traiciones y engaños.
A veces yo echaba alguna mirada furtiva al ver pasar otra moto, simplemente por admirar su físico. En una ocasión, mientras yo hojeaba una revista, mi Vespa me sorprendió admirando el póster central y me reprendió. Tras los reproches, ella quiso poner las cosas en su sitio, amenazando con dejarme tirado en la M-30, pero logramos negociar un alto el fuego y decidimos seguir paseando juntos.

- Vamos a superar esta crisis, cariño, - le decía yo.
- Brrrrrrrr, brrrrrr – gruñía.

Años después, cansada de tanto paseo, pero contenta de seguir conmigo, limpia y cuidada, con el aceite en su punto y sin haber sido nunca “forzada”, un día reconoció que ya no le gustaba tanto ir entre los coches, que para ir de vez en cuando a por el pan o a casa de algún familiar cercano sí, pero que ya lo de madrugar no le apetecía tanto. Entendiendo sus restricciones, temblé al preguntarle si estaría dispuesta a admitir a “terceras personas” en nuestra relación. Generosa, manteniendo el ralentí, pero a punto de calarse, aceptó mis secretas inquietudes.

Y así conocí a mi negra.




Mi negra, la Honda CBF 500.



He de decir que mi Vespa 200 E iris, sigue en casa, un poco arrinconada en el garaje, pero en perfecto funcionamiento. Ocasionalmente salimos a dar una vuelta juntos, y aunque ella ya no es lo que fue, yo tampoco lo soy. Al menos, las veces que paseamos, me hace sentir unos años más joven .

He tenido algunos problemas para pasar de la cámara al PC las fotos de casa. Espero solucionarlos pronto y poder enseñaros el resultado de la obra en unos días. Así que, entre tanto, os tenéis que conformar con este pequeño homenaje a mi querida vespita, y a mi querida negra.

48 comentarios:

  1. Wow!!!! Encima eres motero...

    Prométeme que si algún día nos conocemos me darás una vuelta con la Honda... (la envidia me corroe...)

    ResponderEliminar
  2. Prometido Irene. Una vuelta la tienes garantizada

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué calladito te lo tenías, eeeh?Bueno pues que le sea usted fiel a la "negra" por muchos años. Supongo que a esta tendrás que llamarla la "negra japonesa" (con permiso de la "rubia azabache, claro).
    Sólo añadir, con tu permiso, algunos comentarios e imágenes que ya mencioné en su día en estas entradas.
    Y que usted la monte bien.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, a la rubia también le gusta montar en la negra. Buenas imagenes las que enlazas MADHA, y buenos sus textos.

    Gracias por los buenos deseos. Esperemos seguir con suerte en esto de la moto, porque cada día estoy leyendo sobre accidentes y cada día hay algún desaprensivo que se cruza sin intermitente y te provoca algún que otro susto.

    Claro que también es que hay cada motorista suicida...

    Eso es como para otro post.
    Este iba sobre esos juegos de palabras, rubia, negra, montar, cintura, etc.

    ResponderEliminar
  5. 1- si a principios de los 80 gustó la conjura de los necios, puede que todavía en el 2007 te guste "La Biblia de Neón". Si no lo has leído ya.

    2- Lo de la Vespa es casi una religión. No la .tienes todas contigo. Ante o después recaerás.

    ResponderEliminar
  6. J. buenas recomendaciones ambas. Lo de la biblia de neón me gustó mucho. (pero ni de lejos como la conjura)

    Lo de la vespa, sí es religión. (de hecho antes de frenar con una vespa debes encomendarte a todos los santos ;) y aguantar el derrape de la rueda trasera.

    Y sí recaigo, de vez en cuando, todavía.

    Lo de la negra debe ser la novedad. (Y esas curvas que me vuelven loquito)

    ResponderEliminar
  7. Me gusta tu negra y tu vespa, aunque soy más de coches.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Oye, yo quiero una vespa pero de las antiguas. ¿De dónde se saca?
    Y por cierto, de buen rollo, pero la negra un poco macarrona, ¿no?

    ResponderEliminar
  9. A mi me gusta mucho tu negra, aunque la vespita tenía y tiene su encanto.
    Espero que a tu rubia no la cambies cuando empiece a tener algunos "abollones" o problemas con el carburador por una con chasis impecable.
    Yo seguiré haciendo kilómetros contigo mientras el cuerpo aguante ya sea en vespa, en la negra o en lo que sea.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. NOSOTRAS, yo también soy de coche, pero es una alegría disfrutar de trayectos en moto. Además en Madrid no hay quien aparque un coche.

    PIANISTA, para conseguir una vespa de las antiguas, me temo que hay que ser como yo de antiguo. Y sí, la negra un poco macarrona si es, pero es que la estética de las naked, me gusta más que las típicas japo-carenadas. Y te aseguro que gana mucho en las distancias cortas. A mi me gustó más al verla que en el poster.

    Oooooh, qué cosas más bonitas me dices RUBIA. La vespa y la negra están celosas de tu comentario. Y tú puedes estar tranquila, lo más que puedes temer es que mire de reojo a las que tengan buenos chasis y no te preocupes por ese carburador, que me pongo inmediatamente el mono de mecánico.

    ;)

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Jaja!! Pianista tiene razón. La negra es muy bonita pero tiene un toque macarrón. Seguro que mejor sin "japo-carenado" ¡¡jaja!!

    Me encantan las motos pero ¡¡me dan pánico en marcha!! Yo en coche y tan contenta.

    ResponderEliminar
  12. Bueno Marta, indudablemente el coche tiene muchísimas ventajas, pero cada vehículo tiene su punto.

    A ti te asustan en marcha, por eso, en lugar de darte una vuelta en la moto, te dejaremos dar una vuelta alrededor de la moto y disfrutar de sus curvas.

    Y yo con verte contenta, pues yo tan contento.

    ResponderEliminar
  13. Si es que no podéis ser fieles!!!
    lo lleváis en los genes. Con el estilo y la clase que tienen las vespas. En fin, que te vaya bien la nueva estapa y que no te maltrate mucho la negra. Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  14. Bienvenida Lula. No seas tan dura, y desde luego no generalices. Que yo haya traicionado a la vespa vale, pero no todos los vesperos son como yo. (supongo)

    Además reconozco el estilo y la clase de las vespas y de la mía en particular. Y el detalle de consentir mis devaneos. Piensa que fueron cuernos consentidos.

    Espero que no me maltrate la negra, ni mucho ni nada, que también la cuido bien y la tengo contenta y abrigada.

    Vuelve cuando quieras.

    ResponderEliminar
  15. Yo también soy más de vespas que de motazas, pero mi hermano ha pasao por aqui, ha visto a tu negra y ha dicho "¡¡wow!!...

    ResponderEliminar
  16. Envidia asquerosa y cochambrosa la mía... Me enamoré de tu negra (y eso que lo mio son las rojas Monster, pero en fin: amor a primera vista).

    ResponderEliminar
  17. MARIA, quién dijo woooow, ¿Pancho?

    NÉSTOR, tienes buen gusto. ¿qué tal el viaje?

    ResponderEliminar
  18. jajaja no, el mayor de los niños (la mayor en general soy yo) Jose... ese si que sabe eh? aunque seguro que si Pancho la viera diria otro ¡¡wow!! o silbaria: fiu fiu!!

    ResponderEliminar
  19. Osea, que es verdad. A cierta edad todos preferimso a una más joven y más dotada... Está bien saverlo.

    Yo de motos, poco o nada. Un par de amigos han tenido y sí que me han llevado en ellas pero, claro, no es lo mismo. Siempre es mejor tener el toro por los cuernos...

    Gran entrada

    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. No lo veas así ALVARO, no es por edad, no la cambio por otra más joven y más dotada, bueno sí, pero no es por eso. Es que también tiene derecho a una jubilación digna, pagada etc. Por eso está en la residencia de ancianos, en mi garaje.

    Y respecto a llevar al toro por los cuernos, sin duda mucho mejor. Yo paso miedo si voy de paquete en moto, y en cambio a los mandos soy muy prudente.

    La rubia ha llegado a quedarse dormida a bordo...

    ResponderEliminar
  21. ¿Dormida? Iriaís tan despacio que os adelentarían hasta los caracoles...

    ResponderEliminar
  22. O eso o que uno tiene la espalda muy cómoda jejeje.

    ResponderEliminar
  23. aunque ella ya no es lo que fue, yo tampoco lo soy

    Así es, y así dejará de ser.
    :)

    ResponderEliminar
  24. Efectivamente mosquito. Así dejará de ser.

    jejeje

    ResponderEliminar
  25. Pues hoy me voy a poner del lado de la Rubia y de Lula.
    En el fondo todos quereis ser El Califa en lugar del Califa ...y ese garage, convertido en harén...
    ¡Tu tienes pensada la Harley para tus cincuenta !
    Confiésalo.

    ResponderEliminar
  26. Mmmmm... ¿y tu negra qué piensa de todo esto? ¿No le importa que en el fondo de tu casa (y de tu corazón) sigas teniendo espacio para tu rojita?

    ;)

    ResponderEliminar
  27. jajaja.

    MK Y MANDARINO, no es tal harén, y claro que me encantaría la harley para los 50, por qué no. Pero yo no reniego del pasado y sigo manteniendolo vivo y en buen estado.

    Probablemente mi hijo heredará la vespa y seguro que irá encantado con ella a la facultad y yo seré feliz al verle en ella.

    Y creo que la negra está contenta de saber que cuando llegue su hora y llegue esa Harley, no la abandonaré en un desguace sino que continuará conmigo, o con alguien cercano.

    También tengo coche y está muy muy viejito, aunque aún aguanta. Pero cuando cambie de coche, prefiero saber que el antiguo está rodando en alguna finca, que imaginarmelo desguazado...

    Paro porque creo que al haber hecho el juego de palabras con la fidelidad, las caderas y demás me he metido en un buen jardín... jeje.

    ResponderEliminar
  28. Es lo que tiene...
    Pero tiene usted alma de patriarca ..Don Vito!.
    Es reconforante ese espiritu de protección , y ese cariño hacia tus cosas.
    Conservalo.

    ResponderEliminar
  29. Intentaré mantener también ese espíritu.

    Muchas gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  30. El viaje un éxito, ya os iré contando (pero me fui en tren).

    ResponderEliminar
  31. joder, por un momento pensé que te pasaba lo que a amatia..escribiendo relatos salidos de tono...no serás tu uno de esos que le pones escape libre y haces ruidito ¿no?
    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Pobre vespa por dios... que va a pensar de la negra? que es una capulla fijo! jajajajaja

    ten cuidado con la motito si?

    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  33. ¡Jajaja!
    Cuando empecé a leer pensé que ibas a cambiar a la rubia azabache... ya estaba pensando en que eras un descarado! Que bueno que seguí leyendo, me gustó la entrada y promete ponerme al corriente.
    Saludos

    ResponderEliminar
  34. No MANUEL, ruido no que la siesta es sagrada...

    BELÉN, tendré cuidado, no lo dudes. Y gracias ;))) La vespa me ha perdonado, jejeje.

    MARIANA, ese era el juego, de palabras, para confundir la fidelidad. Ya has visto a la rubia en los comentarios...

    ResponderEliminar
  35. Entiendo la pasión que la novedad y la "esbeltez" de una más "joven" pueda despertar en vosotros, pero...la veteranía es la veteranía, eh?
    No, en serio, la "negra" es preciosa, si, pero es que una vespa tiene un encanto tan "mod", es tan "chic" en su lenta simplicidad...

    Yo también me asusté un poco al principio...es que como últimanente parece que a casi todos nos dan repentinas "calenturas"...

    besotes!!!

    ResponderEliminar
  36. Pero sin pesimismo ¿vale?
    ¡Que la disfrutes mientras sea!
    :)

    ResponderEliminar
  37. Lo bueno es que en cuestión de motos, sí podemos tener a las dos. jejee. ;)

    Me alegro de haberte hecho picar un ratito, NANCI, esa era la intención.

    MOSQUITO, siempre positivo, por supuesto. ¿Ahora es cuando debería decir eso de que cuando voy en la moto siento la libertad?

    ResponderEliminar
  38. Divertida entrada, la envio a unos cuantos amigos moteros.

    -th

    ResponderEliminar
  39. Gracias TREEHUGGER, y bienvenido, bueno, tú y todos los moteros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Ey, lavaca, uf, un poco jipi, me dió un cierto miedo, pero me parece encantador que se peinase el flequillo así un poco en plan Amelie. Por otra parte que yo vea una vaca y piense en Amelie puede querer decir que necesito unas vacaciones o una terapia de electroshock, ¿no? Hare una encuesta ad hoc.

    ResponderEliminar
  41. Buen post te has sacado de la manga, compañero.
    Y buena moto, la conozco bien al menos de vista, mi hijo ha tenido ,hasta el pasado año , una igual y le encantaba.
    El sabe mucho de motos (trabaja en un concesionario de Honda) y si eligió a la negra (la suya tambien lo era) sería por algo.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  42. Muchas gracias por la enhorabuena Puntiyo. y me alegro que tu hijo esté de acuerdo siendo un profesional.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  43. ¡Qué risa con esta telepatía! A ver qué se te ocurre después... Lo de la moto muy bien logrado. Escribes fenomenal y confundes al lector para luego sorprenderlo. Arte nada fácil en este mundo de las letras.

    ResponderEliminar
  44. Muchas gracias Patzarella. Espero seguir gustandote (escribiendo, jejeje)

    ResponderEliminar

Recetas con fotos paso a paso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo. Además, así puedo resolver vuestras dudas. ¡¡Muchas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...