Cómo cocer bien un buey de mar o una centolla

Se acercan las cenas navideñas y el marisco es siempre una opción muy atractiva.  El otro día en el mercado vi los Bueyes de mar a 7,99 euros el kilo y los cocidos, en torno a 15 euros la pieza de 600 gr aproximadamente. Fijaros la diferencia, más del doble. Por eso, por si alguno no se atreve a comprarlos vivos porque le desanima no saber cocerlos para que queden perfectos, quiero enseñaros como cocer bien un buey de mar o una centolla, para que os quede en su punto de cocción y de sabor.

En el caso de las centollas, los precios eran mucho más altos en especial las que eran procedentes de las rías gallegas. Esta misma técnica os servirá para cocer bien tanto el buey como la centolla. Como veréis más abajo, os voy a poner una tabla con pesos del marisco y tiempos de cocción para que no quede ninguna duda y siempre os quede perfecto.


Ingredientes


Un buey de mar o una centolla, agua fría, dos hojas de laurel y sal gruesa

Cómo cocer bien un buey de mar o una centolla


Este tipo de mariscos se deben cocer en agua fría. Aunque lo suyo es comprar el animal vivo, conviene matarlo antes de cocerlo porque si lo echamos vivo en la cacerola las patas se desprenderán del caparazón al cocer mientras que si lo matamos metiéndolo 15 minutos en un barreño con agua y hielo podremos cocerlo sin que se le desprendan las patas.

En todo caso, que se desprendan o no es algo sobre todo estético, porque el resultado para comer el marisco es el mismo. Lo fundamental es que el animal esté vivo al comprarlo en la pescadería, lo cual será garantía de que está más que fresco. 

Si es posible, siempre se recomienda comprar hembras tanto en el caso del buey de mar como en la centolla, porque tienen más carne en el mismo tamaño y suelen venir cargadas de su coral. La hembra se distingue del macho en que éstas tienen ancho y redondeado el triángulo de su parte inferior como véis en la imagen siguiente. 

Para cocerlo, una vez muerto el animal en hielo, hacemos como os indico a continuación.

Solo necesitaremos una cazuela grande (yo uso la de la olla rápida a presión sin tapar), 3 litros y medio de agua FRÍA, cuatro cucharadas soperas de sal gruesa y dos hojas de laurel. 

Ponemos la olla al fuego y metemos la pieza de marisco. Cuando el agua fría alcance la ebullición empezamos a contar el tiempo de la forma siguiente.

Una vez transcurrido ese tiempo, sacamos la pieza y la preparamos para consumir. Ya veis cómo cocer bien un buey de mar o una centolla es bien sencillo. En Portugal es frecuente tomar el marisco recién cocido, caliente y en nuestro país es más habitual dejar que se enfríe y meterlo en la nevera hasta el momento de consumirlo. Es un tema de gustos. (A mí me encanta de todas las maneras y a la Rubia Azabache ni os cuento, es una auténtica devoradora)

Si quieres saber cómo hacer cuando lo hagas con una centolla, no te pierdas este detallado paso a paso del proceso de cocer una centolla o centollo

Mañana os cuento cómo preparar el buey o el centollo para su consumo. Sed felices, 


7 comentarios:

  1. Pensaba que era màs difìcil de preparar èste buey de mar, me anoto al momento la receta para hacermela en navidad.Besos

    ResponderEliminar
  2. Ay el buey mi fuel amigo...de chica me hacia unos bocadillos que no veas con el pan que tiene el buey y bueno ahora si sale bien hermoso tambien jajajajaj
    En mi casa de toda la vida los matan con vinagre,mi madre tiene una mano para el marisco alucinante ..luego suele tapar con un paño el marisco con el agua de la cocción y dejarlo enfriar
    bss
    loli

    ResponderEliminar
  3. Jolín, yo siempre los cuezo vivos, y nunca me ha pasado lo de las patas... Desde luego que prefiero mil veces cocer el marisco en casa, es difícil encontrar un marisco comprado ya cocido en su punto perfecto de sal y cocción, así que para no arriesgar, los hacemos nosotros. Y lo comemos calentito!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo nunca los mato, y nunca se desprenden las patas, te doy la razón donde esta una hembra que se saquen los machos............un bico

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hace unos días cocí un buey, una deliciosa hembra repleta de coral de algo más de medio kilo. Hice todo igual que has dicho excepto que metí el bicho cuando el agua empezaba a hervir y no antes cuando estaba fría, a mi me supo a gloria, pero tomaré nota para la próxima vez, sólo tengo que acordarme que a estos bichos del Cantábrico les gusta el agua fría.
    Por cierto, Paco, en mi última entrada te pongo un enlace, no te pierdas la receta ideal y definitiva para los Níscalos.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu consejo para evitar la caída de las patas. A mí me pasa como a Mad Hatter: también los pongo cuando el agua está hirviendo. La próxima vez tendré preparada el agua fría.

    ResponderEliminar

Recetas con fotos paso a paso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo. Además, así puedo resolver vuestras dudas. ¡¡Muchas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...