Cómo hacer los caldos caseros

Hoy os traigo una nueva entrada, de la sección Básicos, en la que repasaremos cómo preparar caldos caseros. En resumidas cuentas, un caldo es un agua en la que han cocido determinados alimentos, y que ha recogido su sabor y esencia. Aunque hay muchos caldos industriales en todo tipo de formato, pastillas, concentrados, deshidratados y envasados en tetrabrick, es mucho mejor hacer nuestros propios caldos, recuperando la cocina tradicional y sus sabores. Empezaremos señalando que podemos distinguir varias clases de caldos, dependiendo de qué alimentos hayan cocido en el agua que forma el caldo.

Caldos de verduras.

Consisten en cocer verduras y hortalizas de diferentes variedades, durante unos 15 minutos, obteniendo un líquido que contiene todo un extracto de su sabor. Es frecuente servir estos caldos, acompañados de las propias verduras en que han cocido picadas en pequeñas porciones. También pueden hacerse sopas de verduras coladas, y acompañadas de fideos, conchitas o cualquier otra pasta de sémola o de arroz. Una variedad bastante frecuente consiste en pasar por la batidora las verduras con el caldo, obteniendo así una crema ligera.

Ejemplo de Ingredientes para un caldo de verduras sabroso (aproximadamente obtendremos un litro):

1,5 litros de agua, 250 gramos de champiñones, un trozo de puerro de unos 100 gramos, 1 pimiento verde tipo italiano, media cebolla pequeña, 2 zanahorias hermosas, 2 trozos de apio, 1 nabo, 1 tomate mediano o dos pequeños, algo de perejil,1 hoja de laurel, sal y aceite de oliva para rehogar al principio la verdura, antes de cocer.

Para preparar esta clase de caldos, comenzaremos picando la verdura en trozos pequeños (brunoise) y rehogándola en el aceite. Una vez ha tomado algo de color, añadiremos el agua y coceremos unos 40 minutos. Al terminar, añadimos sal si hace falta y listo.

Otra receta: 1 cebolla, un par de dientes de ajo, 3 puerros, 2 tomates, 1 coliflor pequeña, 2-3 patatas, 1 col mediana, 1 pimiento verde, un manojo de acelgas, un par de zanahorias, aceite de oliva, pimienta y un poco de sal para añadir al final.

También podeis usar otras verduras a vuestro antojo. Entre otras posibilidades, existen en el mercado las verduras deshidratadas, que resultan comodísimas para estos preparados, simplemente añadir la cantidad recomendada por el fabricante, y cocer unos 25 minutos a fuego lento, pudiendo luego colar el caldo y desechar las verduras o tomarlas como tropiezos en la sopa. Las de la marca Trevijano salen estupendas, vienen en envases cómodos (incluso hay lugares donde las podéis encontrar a granel)
.

Estos caldos son estupendos para enriquecer arroces y fideuas de verdura, así como para cualquier receta que conlleve una cocción, estofados etc, pues enriquecen mucho más el guiso que si usamos agua.

TRUCO LAZY BLOG: Personalmente, prefiero añadir un huesito de jamón para que cueza junto a las verduras para que el caldo resultante tenga más sabor.

Caldos de pollo y sus variantes

Para hacer un caldo casero de pollo, necesitaremos cocer unas carcasas de pollo (los huesos una vez descarnado y despiezado el pollo) que se pueden encontrar en los supermercados, grandes superficies y tiendas tradicionales, además a un precio estupendo, con las clásicas verduras Mirepoix, para que el producto resultante tome los sabores de los huesos y las verduras, recogiendo su sabor. Las verduras Mirepoix, son zanahoria, cebolla, nabo y apio, aunque podéis añadir otras a vuestro gusto, y según vuestra experiencia. Por ejemplo yo siempre utilizo puerros para los caldos.

Aquí se ven las espumas e impurezas que hay que retirar

Hay quien hace los caldos partiendo de verduras en crudo, y hay quien las rehoga en aceite al principio, añadiendo luego las carcasas y el agua. Lo que no debéis olvidar, rehoguéis o no las verduras, es limpiar bien las carcasas, quitando cualquier impureza y después ya añadirlas al agua junto a las verduras en trozos. Una vez empiece la cocción, bajaremos el fuego para que cueza despacio, durante unos 40 minutos, quitando las espumas e impurezas que saldrán sobre todo al principio. (foto de arriba)
.
Cuando ya está listo, añadimos un poco de sal, damos el último hervor para integrar el sabor y lista para colar y guardar. Normalmente en casa, guardamos el caldo en botes de cristal, que una vez están templados pasamos a la nevera
.
Así, en un par de horas, la grasa que pueda tener el caldo se solidifica en la parte superior, y es muy sencilla de retirar, para obtener un caldo libre de grasas, estupendo para la operación bikini.
.
Variaciones
Partiendo de la receta básica de caldo de pollo, podemos hacer otras recetas, añadiendo algunos ingredientes extra:
.
Caldo de pollo y jamón. (Añadid un hueso de jamón a las carcasas y las verduras, obtendréis un caldo con mucho sabor al combinar las esencias de ambos ingredientes)

.
Caldo de pollo y verduras deshidratadas (utilizando las verduras deshidratadas Trevijano, en lugar de verduras frescas)
.
Las pieles y huesos del pollo asado, listos para cocer
.
Caldo enriquecido hecho con pollo asado: Este caldo de pollo se diferencia del caldo de pollo normal en que utilizamos como ingrediente base, en lugar de las carcasas de pollo, la salsa sobrante, los huesos y las pieles de un pollo previamente asado al horno. Como veis, después de asar un pollo (o comprar uno asado), podemos separar la carne, del resto del pollo, utilizando todos los despojos para enriquecer nuestro caldo. (No vayáis a chupar los huesitos, jeje, haced la separación de la carne de modo higiénico, por favor)

El resultado es un caldo más oscuro y con mucho más sabor, aunque también tiene más grasa. (Una vez enfriado y metido en la nevera, le quitamos la grasa que estará flotando y tenemos un caldo con muchísimo más sabor que el habitual)

Aquí véis la capa de grasa solidificada lista para ser retirada

Este caldo es idóneo para preparar los cubitos de caldo concentrado (ver abajo) y para risottos, paellas y otro platos basados en arroz, o para preparar veloutés, y otras salsas.

Caldos de carne o de carne y huesos.

Para preparar un caldo de carne, utilizaremos las verduras mirapoix, y las carnes (y huesos) de la misma manera que hemos visto para el caldo de ave. Si queremos que el caldo sea un caldo más clarito, utilizaremos los huesos en crudo, limpios y quemados de restos de pelos e impurezas, pero si queremos un caldo más tostado, comenzaremos asando en el horno los huesos durante unos minutos, junto a las verduras, para después, pasar todo a la marmita u olla en la que vayamos a hervir el conjunto.

Una variedad de este tipo de caldos, ya la conocéis los que visteis como hacemos en casa el Cocido Madrileño, basado en un caldo de carne de morcillo y de falda, junto a huesos de vaca y cerdo y verduras y legumbres, preparandose en general todo en crudo.


Este tipo de caldos, permite una cocción más prolongada pues los huesos de los que sacaremos la sustancia, son más gruesos, y tienen más sabores que extraer, por lo que la cocción de los huesos y las carnes, puede alargarse hasta una hora y media o incluso dos horas, a fuego lento.

Finalizado el proceso, haremos como en los demás casos. Colaremos muy bien el caldo resultante, pasaremos a botes de cristal y enfriaremos. Cuando sea posible, retiraremos la grasa que se habrá solidificado sobre el caldo y ya estará listo para consumir, o para congelar
.

Caldos de pescado (fumet)

Para terminar con esta recopilación, hablaremos de caldos de pescado, marisco o de mezcla de ambos. Para hacer estos caldos, lavaremos muy bien los ingredientes (cabezas y espinas de pescado, moluscos de todo tipo, chirlas, almejas, mejillones, pieles y cabezas de crustáceos etc rehogados en aceite, etc) y los coceremos en agua sin sal, con las verduras que hemos hablado en los demás caldos, zanahorias, puerro, apio y cebolla, (en general una proporción de 300 gramos de verdura por cada kilo de pescado o raspas que vayamos a incorporar). Al empezar la cocción soltarán mucha espuma e impurezas, que retiraremos con una espumadera, bajando el fuego a continuación y cociendo durante unos 15-25 minutos. Son especialmente buenos los huesos de rape, y las cabezas de congrio, para preparar los mejores caldos o fumets de pescado.

Al acabar, colaremos muy bien el caldo o fumet para evitar cualquier impureza o pequeña espinita y guardaremos en los botes de cristal para desengrasar. Ideal para hacer arroces, paellas y fideuas, risottos de marisco y otros preparados.

Uno especialmente rico es el fumet de pescados de roca y el de morralla, que son pescaditos pequeños no tan aptos para su consumo directo pero estupendos para dar sabor a los fumet; con este fumet de roca o de morralla, prepararemos las mejores paellas, arroces y fideuás.

Usos y aplicaciones de los caldos

Partiendo de un buen caldo podemos obtener otras preparaciones para nuestra cocina.

SOPAS

Sopas de pollo: Para convertir un caldo en una sopa, bastará añadir al caldo de pollo, un poco de arroz blanco, taquitos de jamón, huevo duro y pechuga de pollo cocida y picada.

Sopas de verdura: Podéis preparar una minestrone estupenda, partiendo de un caldo de verdura y añadiendo verduras cocidas en taquitos (valen las que usamos para hacer el caldo) y añadiendo una cucharada de queso rallado en polvo, sobre la superficie.

Sopas de Carne: Partiendo de un caldo de carne, podéis haceros una estupenda sopa de fideos, con algunos trocitos de carne muy picada. (Personalmente la carne de la falda de añojo me parece que da un sabor estupendo a los caldos de carne. Por eso la añado junto al morcillo, al preparar cocido madrileño)

Sopas de pescado y marisco: Partiendo de un buen fumet, añadir un sofrito de ajo y pimentón, unas cucharadas de tomate frito y un toque de picante (puede ser unas gotas de tabasco) y añadir un par de tajadas de rape, merluza o pescado de vuestro gusto desmenuzado, y un huevo duro picado. (Les suele ir mejor el arroz que el fideo)

Reduciendo caldo para obtener un consomé

CONSOMÉ

El consomé es una reducción del caldo, de forma que se concentra mucho su sabor. Se suelen tomar en taza, sin tropiezos a diferencia de las sopas. Clásicos son el consomé con yema de huevo o el Consomé con chorrito de vino de Jerez. Para convertir un caldo en un consomé, el procedimiento es reducir el caldo ya desengrasado y colado hasta que se quede en la mitad de su volumen.

VELOUTÉS

Las veloutes son parientes de la salsa bechamel pero en las que en lugar de usar leche para hacer la salsa, lo que añadimos es caldo. Así podremos hacer una velouté con caldo de pollo o de pescado o verduras, añadiendo este caldo poco a poco, a una roux de harina y mantequilla.

Qué hacer con el caldo terminado:

Cuando tenemos terminado el caldo, ya colado y desengrasado, tenemos varias opciones.

La mejor es comerlo pronto, aunque un caldo recién hecho se conserva perfectamente 3 ó 4 días en la nevera.

La segunda opción es congelarlo en botes de conserva o tupper, que descongelaremos para hacer sopas, arroces y cualquier otra receta basada en caldo. Como al hacer caldo se hace bastante cantidad, es bueno congelar luego en botes de conserva el caldo que no vayamos a utilizar y así lo tenemos para otra ocasión.

Por último, podemos preparar cubitos de caldo, que sustituyan a las clásicas pastillas de avecrem Starlux o similares, haciendo concentrados de caldo, y reduciéndolos como hemos visto para el consomé, pero llegando a dejar una quinta parte del volumen, es decir reduciendo al máximo el caldo para evaporar casi toda el agua, y guardando el caldo concentrado. Resulta muy cómodo meter el caldo concentrado en cubiteras de hielo, mejor si tienen tapa para que no les caiga nada dentro. (2 por un euro en un todo a 100)

Una vez congelados, pasadlos a una bolsa para que ocupen menos, y ya están listos para para enriquecer vuestros guisos, estofados etc y así no consumir tanto los concentrados industriales, que tienen fundamentalmente mucha sal y glutamato entre sus ingredientes y resultan menos naturales en el paladar. Un par de cubitos caseros en cualquier salsa y todo parecerá distinto.

CONSEJOS Y TRUCOS VÁLIDOS PARA TODOS LOS CALDOS.

Además de las verduras mirepoix, podeís también añadir atadillos de aromaticas o bouquet, (laurel, tomillo, etc) que aportarán aromas extras a vuestros caldos.

Al cocer carne en un estofado nuestro objetivo es obtener una carne rica, pero al cocer carne para un caldo no nos interesa tanto como quede la carne sino cómo quede el caldo, por tanto aunque sean procesos similares, no funcionan igual. Por eso tenéis que usar agua fría, y mejor no echeis sal cuando hagáis los caldos. Luego, cuando esté listo, añadid la sal después de probarlo, y dadle un último hervor.


Si queremos preparar un caldo transparente, es mejor que los productos hiervan a fuego lento. Si hervimos algo a todo fuego, (además de que salpicaremos más) el caldo queda muchísimo más turbio, al igual que si lo hacemos en la olla rápida. Vale la pena hacerlo a fuego lento, si total es una media hora (verduras y pescados) o algo menos de una hora (pollo) o menos de hora y media (carnes y huesos)

Conviene que tengáis un colador fino fino de malla y si podéis un paño para filtrar bien las impurezas (estameña), aunque los filtros de cafetera americana o un buen paño blanco os harán el mismo servicio. Esto es especialmente importante en los caldos de moluscos por si quedó algo de arenilla, que es muy desagradable encontrar.

Si colais y desengrasais bien un caldo, podéis conservarlo congelado y listo para un uso posterior, así que os recomiendo hacer cantidades grandes de caldo, ya que cuesta el mismo trabajo hacer un litro que dos, y sin embargo con dos, habremos aumentado nuestra provisión de caldo congelado o de cubitos de caldo para una temporada.

Y bueno, amigos, esto es todo por hoy, espero que deis utilidad a este recopilatorio de caldos, sopas y sus variaciones, en vuestras cocinas. Los vuestros se alegrarán.

Sed felices,

El futuro bloguero.

132 comentarios:

  1. Me quito el sombrero, me inclino y te hago una reverencia, todo por el mismo precio!!Fantástico post que pasará a formar parte de los más visitados y útiles, en menos que canta un gallo (que tambien es muy útil para hacer un caldito).Biquiños

    ResponderEliminar
  2. oooooooooole! y no hay q decir nada mas, eres de lo mejor!!!

    yo aqui ni tengo carcasas ni huesos de jamon, son una colla de finolis en este pais....pero bueno, algo haré, pq lo de los caldos es una cosa, no sé por qué, q siempre he tenido pendiente....

    Un beso muy fuerte, q te lo mereces por el pedazo de post!

    ResponderEliminar
  3. Qué entrada más buena la de hoy. Siempre hago en cantidad y congelo en tupers y hago algunos cubitos para cantidades pequeñas, concentrado no lo he hecho nunca, pero tampoco lo uso en pastillas, antes prefiero usar de tetrabrik.
    Veo pistachos para el miércoles?
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bien escribes y explicas!
    Muchas gracias.

    Me muero de ganas por ver los postres sirios, a ver si me ayudas a que me lance con la resposteria.

    Besitos y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. Menudos paso a paso que te marcas! alucino!
    A mí me encantan las verduras de Trevijano y las compro en Makro en botes más grandes que los paquetes que comercializan en las grandes superficies ;) Me voy a preparar un caldito uno de éstos días a tu salud!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Menudo reportaje, lo has bordado.
    ¡Bravo maestro!
    Yo por pereza no suelo hacer caldo, aunque se que la diferencia es enorme, ya no me da para más!
    Es mi asignatura pendiente, organizarme y currarmelo un poco más.
    Gracias por los consejos, los tendré en cuenta. Sobretodo los cubitos, fantástico!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Buenooooooooooooooo, madre mia pedazo documental con el que nos brindas!!!! Esto tiene que ir a la carpeta de preferentes ya mismo. Un post del que tiraré muy muy a menudo. Muchísimas gracias por este pedazo de trabajo que has realizado. Te mereces un sueldo!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Una entrada de cátedra,como siempre.
    Las recetas básicas que nos estás enseñando valen un imperio.
    Felicidades y gracias por tu trabajo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Gracias, gracias, gracias!!! lo que estoy aprendiendo con la serie de los básicos!!!!
    Que sepa, señoría, que ayer hice mi primera salsa de tomate frito casero para un ragout de ternera, y le dio un sabor increíble!!! aunque también tuve un momento de dudas, porque aunque ligué la salsa bien, luego la quise dejar un poquito más para que espesara y tuviera más cuerpo, y me dio la sensación como que se cortaba y le salía mucho aceite... no sé, al final quedó riquísimo.
    Y estoy deseando ver los postres sirios... me encanta la repostería árabe!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Pd: (que me se había olvidao) no es que haya vuelto... que no me fuí... siempre he seguido aquí, leyendo y aprendiendo, pero no andaba yo muy inspirá para comentar...

    Otro besote

    ResponderEliminar
  11. Un post genial, que bien descrito y explicado todo, no está mal de vez en cuando recordar los básicos.

    ResponderEliminar
  12. Un clásico, un básico y nada nuevo, pero a veces viene bien tener las cosas claras...

    Me alegra que te haya gustado..

    Un beso Pilar Lechuza

    ResponderEliminar
  13. Felicitaciones por el publireportaje sobre el caldo...eres la caña Paco.Magistral y esas fotos acompasando tus explicaciones.BRavooo!!!!!

    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Felicitaciones por el publireportaje sobre el caldo...eres la caña Paco.Magistral y esas fotos acompasando tus explicaciones.BRavooo!!!!!

    Un besote

    ResponderEliminar

  15. Impresionante entrada. Te llamaremos el Rey del Caldo. No has estado nada perezoso.
    Básicamente, todo lo dicho forma parte de nuestro repertorio. Tendré que hablar con la mujer casada acerca de las veloutes, que eso no me suena.

    un abrazo, Busy Blog

    CR & LMA
    ________________________________

    ResponderEliminar
  16. Me inclino ante esta entrada tan completa, voy a incluir en mi cesta de la compra esas verduras Trevijano.
    Paco si supieras que pocas veces he hecho caldo, por que tiraba de Tetrabrick o el de mi mami... y ahora en el congelador tengo los mios caseros, ahora voy a tener cubitos..
    Esos pastelitos de cabello de angel y esos pistachos... cuantas horas falta aún para el miercoles...eso no se hace
    Un besazo

    ResponderEliminar
  17. Que curro te has pegado! este post se sale paco... muy bueno, te felicito!

    ResponderEliminar
  18. Gracias SONIA L'EXQUISIT pero carcasas, cualquiera que venda pollo te las puede conseguir, son lo que queda tras quitarle al pollo las extremidades y sacarle las pechugas. En cuanto a los huesos de jamón... ya sabes que tienes que pedirle a quienes te visiten...

    Besos.

    (Para caldos de pescado y verduras, todo lo dicho te vale perfectamente)

    ResponderEliminar
  19. Ves bien, habrá alguna cosita con pistachos, aunque la foto es de unos estupendos pastelitos que me han traido de Damasco (Siria) por mi cumpleaños...

    Un beso grande, Cocinera de Betulo

    ResponderEliminar
  20. Me parece genial esta recopilación de caldos lleno de buenas ideas, a ver si me decido a poner en marcha la fábrica de caldos, aunque con la panadería y la pastelería y ahora los helados ya no tengo tiempo pa ná.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  21. Me parece que no será tan fácil ITZI, de hecho los pastelitos de la foto me los han regalado así, ya hechos... pero no nos adelantemos al miércoles...

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Ya sabes BEATRIZ, este blog no quiere ser solo un recetario o unas fotos de lo que voy a hacer hoy para comer, sino un elemento de consulta y por eso combinamos cocina clásica, cocina más innovadora y preparaciones básicas.

    Gracias por tus palabras. (Yo también compro los paquetes trevijano grandes, como fondo de despensa, nunca se sabe cuando viene bien para enriquecer cualquier preparado.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  23. Pues Anita te aseguro que ganas tiempo porque si los haces, aunque pierdas una hora o dos en hacer un buen caldo, ese tiempo puedes hacer cualquier cosa, porque no hay que estar pendiente ni remover, ni se agarra ni nada...

    Además una vez hecho, congelas unos botes para futuras sopas o arroces, y otro lo reduces a cubitos, y te olvidas durante semanas o meses de comprar briks o sopas de sobre.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Que todo el mundo te oiga KANELA Y LIMÓN jajajajaj, eso que me merezco un sueldo (o un mecenas que me retire) jajaja.

    Muchas gracias, guapa, me alegro si os puede ser útil, al menos como elemento de consulta, y los trucos para quitarle la grasa, etc.

    Un beso graaaaaaaande

    ResponderEliminar
  25. Gracias GLORIA, no tanto como de cátedra, pero está bien tener estos básicos para tener las cosas claras y ordenadas...

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  26. Pues me alegra mucho CRISTINA, que no te hayas ido nunca, y que hayas vuelto a escribir y comentar.

    También tu éxito con la salsa de tomate, y ojalá con estos caldos y otros básicos que iremos publicando sin abusar para no cansar a los que buscan recetas novedosas...

    Un beso muy sonriente, me alegro mucho de contar contigo querida.

    ResponderEliminar
  27. Paco te lo has currao. Estupendo post.
    Un abrazo y deseando ver el siguiente... que me pierde.

    ResponderEliminar
  28. Hola de nuevo CAROLUS, esa es la función de estos preparados Básicos ayudar a tener organizados y ordenados estos conceptos que son de sobra conocidos, pero que no estorba tener juntos para una eventual consulta.

    Un abrazo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  29. Gracias SILVIA, me alegra que te haya gustado la entrada...

    Y que no me entere yo que no haces tus calditos caseros...

    Besos enormes

    ResponderEliminar
  30. Las veloutés son más suaves que las bechameles, y son ideales para pasteles de verduras o pescados con una salsa ligera, pero ligada o trabada con harina.

    Por ejemplo haces un pescadito hervido, y para darle una gracia, preparas una cucharada de harina, la tuestas con un poco de mantequilla y haces una especie de bechamel ligera pero con caldo de pescado y no con leche. Esa bechamel ligera es la velouté.

    Un abrazo para ti y para la mujer casada que te acompaña.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  31. Me alegra que te sea útil NEUS, esa es la función de estos básicos...

    Y ya verás que bien vienen los cubitos congelados...

    En cuanto a los pastelitos árabes, solo veréis hoy por hoy la foto, que me los regalaron tal cual... pero quién sabe. A ver qué tal sale el miércoles...

    Besos fuertes

    ResponderEliminar
  32. Ya sabes LOLA, DASHITA los básicos tienen que estar bien reforzados, porque de ellos salen las recetas más elaboradas...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  33. Son tantas cosas LOLAH, que no podemos estar a todo. Yo por ejemplo tengo siempre muy abandonada la repostería, galletería y demás...

    El lunes me compro la heladera del Lidl, así que... otra obligación, jajaja

    Besos para ti y abrazos para Pedro.

    ResponderEliminar
  34. Pues muchas gracias CURRA, y como me alegra que os guste la novedad de poner un anticipo de la entrada del día después...

    Para ir creando expectativas.

    Un beso para hacer llevadero el lunes.

    ResponderEliminar
  35. Que buenísima explicación! un aplauso para ti.
    Yo siempre lo congelo ;), y últimamente he hecho pasta para caldo de pollo en thermomix, que tb dura bastante en el refrigerador y tiene muy buen sabor.
    Un abrazote
    Gaby

    ResponderEliminar
  36. Madre mía... si has escrito un dossier entero!!!!
    Has tocado todos "los palos" y además dando tus consejillos que son muy buenos todos.

    Excelente entrada y muy currada.

    besos

    ResponderEliminar
  37. Bueno GABY, querida, ahí tienes todo un recopilatorio de caldos, sopas, consomés, velutés y todas las posibilidades en una sola entrada para cuando necesites una idea o aclaración.

    Te han gustado los cubitos?

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias DOLORSS, son mil cosas en una como bien dices es un recopilatorio de ideas y consejos, pero a muchos lectores les vendrá muy bien tener las cosas claras y ordenadas, aunque a la mayoría, les parezca todo muy obvio...

    ... en conjunto, a veces aprendemos de los pequeños detalles, como lo de hervir despacito sin muchos borbotones para que el caldo sea más clarito y transparente, o lo de cocer arrancando en agua fría o no añadir la sal hasta el final.

    Y no he querido entrar en datos químicos o científicos, explicando osmosis, gelatinización etc, para no resultar aburrido.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  39. Esto esta para imprimir todas las recetas básicas e ir archivandolas... por que desde luego no tienen desperdicio tus consejos.. me encanta esta sección...

    Estoy deseando ver que es lo que nos dejas entrever hayyyyy........

    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Oye, nos dejas enganchados para el miércoles!!!, ahí estaré.

    Estas recetas me parecen sensacionales, hago el caldo casero pero el fumet de pescado me es imposible, debe quedar riquísimo.
    Finalmente las caluguitas eran de caldo, fijate que me pasó una vez que hice el caldo y las puse en moldes para hielo y no endurecieron nunca, quedaron como blanditas, que sería?

    Fantástica entrada.
    Besos amigo y buena semana!!

    ResponderEliminar
  41. Que buenas recetas!!! :) Estas poniéndonos unos "cursos" de impresión! :D

    Eres un maestro!! :D

    ResponderEliminar
  42. Que pasada! gran trabajo! me guardo la pagina en favoritos, me has dejado boquiabierta mereció la pena esperar! jeje Besitos

    ResponderEliminar
  43. 1A PARTE

    Qué entrada tan alucinante, quizas uno de los mejores posts para mí del año, menuda tesis del ‘caldo’ de todos los tipos y de todas las formas y cuanta información útil para todos nosotros. Y si tr soy sincero, no sé por dónde empezar. Quizás subrayar que en estos sabores está la base de la buena cocina, ya no sólo en los caldos, si no en el reposo de salsas, rehogado de verduras, extracción de sustancias de los huesos, espinas, reducciones de líquidos, vinos etc etc…

    Y luego comentarte que el caldo de verdura que propones es sencilla y llanamente excepcional, ese es el auténtico fumet de verduras, con champiñones y un mix de verduras frescas que den al caldo todo su esplendor; y como no esa puntita que nosotros también añadimos y que desde hace unos años suprimimos en aras de un buen taco de jamón, a no ser que no tengamos por casa puntas recién compras y frescas las cuáles cocemos en un improvisado caldo de jamón el cuál guardamos en frascos para añadir el cocido, y evitar así añadir al mismo las puntas, que luego es un pestiño sacarlas (esto sólo lo hemos hecho un par de veces y la idea nos gustó). ¡Ah! se me olvidaba, añadiendo un poco de jamón magro para los que les guste en el cocido.

    También totalmente de acuerdo en que las verduras Trevijano son bastante aceptables, en casa de mis padres se han comprado desde siempre, últimamente no, pero y siempre mi madre hacía una juliana con estas verduritas sobre un caldo de pollo hecho previamente, el cuál desmadraba y juntaba con las verduras. Nos lo daba cuando estábamos malos al igual que con el pescado en blanco. Ahora que hay tantos tipos de paquetes, ya no sabemos si nos faltan por probar 4 ó 18.

    También ideales todas las propuestas de caldo de ave, y efectivamente el desengrase posterior al congelado o refrigerado es fundamental, al igual que el desespumado que muy bien comentas y que no sé si sabrás que Angel Muro en su tratado de cocina ‘El Practicón’ decía que esas espumas no se debían de quitar porque al caldo se le quitaba toda su gracia. En fin, cosas de la ‘prehistoria’.

    Ese caldo de sobras de salsa de pollo asado, nunca lo hemos nombrado así tal cuál, es cierto que la salsa del pollo asado es ideal para ‘saborizar’ otros platos, y en algunas preparaciones le hemos añadido esta salsa y luego caldo de pollo, pero sin mezclarnos en origen. Ya nos has abierto los ojos al asegurarnos que queda de miedo. A todo esto, dentro de poco os publicaremos como hacer un pollo asado sin asar, te podrás imaginar a la tontería el partido que le hemos sacado (algo 100% para principiantes que no saben que hacer con los vasos de líquido de asado que le dan en las asadores de pollos o en casa)

    (continua)

    ResponderEliminar
  44. 2A PARTE

    Son muchas cosas uffff… a ver los fumets de pescado, efectivamente vuelvo a coincidir contigo en que el hueso de rape y de congrio son las mejores piezas para los buenos fumets, nada de cabezas de gambas ni langostinos a doquier sin base ninguna, y menos de espinas de pescados azules que aunque todo está permitido en la cocina, los sabores en estos pescados que son más grasos se multiplican y todo acaba por saber más fuerte, aunque habrá gente que le gustará. Los fumets de pescados de roca son ideales si estos son muy frescos y se destripan bien, porque uno ha visto de todo (y en TV) y de verdad que es algo desagradable el aspecto final del caldo resultante cuando echan la morralla entera directamente de cubo. Imagínate, peces de arena y roca que se alimentan de la mala calidad del agua de las rocas de las costas, agua más contaminada de lo normal y en consecuencia carnes mas secas y ‘amargas’. Desde luego que aquí hay que darle al tema mucho ‘mimo’ y a veces poca ‘chicha’ para que el fumet en verdad sea un éxito.

    Algo que dicen que queda muy bien y que tú ya nos adviertes, es que en los fumets de pescado si la duración del cocido es breve, 20-25 minutos a los máximo mejor, ya que porque algunas espinas se pueden deshacer y le quitan bouquet al caldo (yo sólo te cuento lo que oigo/leo).

    Y bueno, todo lo que dices al final a modo de resumen es totalmente verdad, el caldo debe de cocer tranquilamente, hacer mucha cantidad de una vez para que cunda y conservarlo, y si hacemos un consomé que éste tenga una claridad perfecta. No vamos a entrar en lo que algunos hacen para clarificar los consomés con clara de huevo, pero sí te voy a recomendar que cuando volvamos a tener en los mercados las cebollas viejas, bueno, podrías conseguirlas aún, si quieres un consomé más amarillento o una sopa de cocida con más color, añade cáscaras de cebolla bien lavadas antes de añadir los fideos y nunca la primera hoja, no da sabor y sí color. Es un colorante natural empleado también en la industria y que antiguamente servía para teñir lanas.

    Un saludo Lazy Blog, y…. decirte que me postro a tus pies

    ResponderEliminar
  45. estoy asombrada,que tutorial de caldo por dios, y que variedades, me parece algo super util, nunca se sabe cuando hay que echar mano de esto, y ahora que me ha dado por los caldos para cenar...un encanto!un besote

    ResponderEliminar
  46. uno de esos calditos de pollo con un poquito de ternera....hubiese necesitado para esta feria...saludos

    ResponderEliminar
  47. En casa somos muy soperos y nos apasionan los calditos. Yo guardo todos los calditos de cuando hago verduras, pollo, pescado... Y me encanta usarlos para los arroces y otros platitos. Quedan tan sabrosos...
    Por cierto, muy buen trabajo explicando todos estos calditos.
    Un besoteeeeeee

    ResponderEliminar
  48. Muy interesante la información. Y fuerte curro!!!
    Genial!!
    A que lo de tu próxima entrada son dulces arabes..???
    Besotes.
    ;-D

    ResponderEliminar
  49. Genial Paco, que currada, me ha encantado, se lo paso a una carpeta para mis hijas de imprescindibles, para cuando se manejen en la cocina.


    Besos currante!

    ResponderEliminar
  50. Sólo tú haces una entrada sobre caldos al comienzo del verano, jajaja. Me has dado en todo el bebes, a mí me encanta el caldo "el julio como en enero", como dice la canción...

    ResponderEliminar
  51. Joooooooo...!!!.Pedazo de entrada la que te has marcado...no has dejado dudas a nada.Te estoy imaginando en la cocina haciendo caldos de todas las maneras posibles...qué trabajón el que te has dado.
    Mis felicitaciones...por este trabajo tan bien hecho!!!
    Ahora me imagino que tendrás caldo para dar y tomar...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  52. Bravo, bravo, me ha encantado tu post, muy bueno y muy instructivo, pues de esto se trata aprender todos, de todos, felicidades, besos, pepa.

    ResponderEliminar
  53. Joder Paco, como te lo has currado. Completísimo.

    Desde luego donde esté un caldo casero que se quiten los industriales.

    ResponderEliminar
  54. Fantástico post!!!, con tan útiles caldos, ya tenemos la base para lo que queramos... Genial lo guardo como oro en paño...
    Un beso guapo!!!

    ResponderEliminar
  55. Paco, igualito que mi madre que me surte regularmente de botellas de caldo caserito... ahor amismo con el trancazo q tengo encima me tomaba uno bien a gusto...

    ResponderEliminar
  56. Estupendo tutorial!!
    Seguro que va a tener muchos adeptos.
    Me encanta como lo describes todo, son fantásticos tus paso a paso.
    De momento me guardo todo para los futuros cocineros de mis hijos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  57. Muchas gracias por el tutorial a mi personalmente me ha servido de ayuda, sobre todo lo de las pastilla concentradas de caldo, estupenda idea. Había oido hablar de ellas pero no sabía como hacerlas.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  58. Una entrada estupenda, te ha quedado genial, y viene muy util estas recetas.
    Yo como tú al caldo de pollo le añado hueso de jamón, serán costumbres o manias, pero en casa estan encnatados, hago y lo congelo en tuppers.
    eL CALDIto de pescado con rape que queda buenisimooo.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  59. Fascinante toda la explicación, ni en los mejores libros de cocina!!!
    Me ha encantado, muy útil, muy completa, muy ilustrativa.
    Felicidades!
    un abracito.

    ResponderEliminar
  60. Buenooo, más que una entrada es un tutorial sobre caldos y fumets en toda regla.

    Mil gracias por toda esa información que sin duda será muy útil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  61. Enhorabuena por la entrada de hoy.¡ Menudo trabajo !
    La volveré a leer despacio.
    Un abrazo,
    María José

    ResponderEliminar
  62. Lazy:
    Vaya lo bien que huele aquí.
    Volveré.

    ResponderEliminar
  63. Seguramente KAKO, tu caldo era tan gelatinoso (probablemente de huesos) que al enfriar se quedó como un gel, más dificil de congelar...

    Sigue con paciencia... todo sale al final cuando uno lo intenta.

    Besos

    ResponderEliminar
  64. Muchas gracias BELÉN, Y NORELLYS, me alegro que os guste el Tutuorial...

    Besos para ambas

    ResponderEliminar
  65. Me alegro CUINERA, ha sido una entrada larga y laboriosa, pero creo que merece la pena tenerla con todo junto para consulta y trabajo de todos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  66. Hola CARLOS DUBE 1º PARTE menuda conversación vamos a tener, jajaja, lo primero gracias por los halagos y elogios, ha sido una entrada laboriosa, pero que creo que puede ser útil, por más que no es nada novedoso, sí que ha quedado un compendio de maneras, trucos y recomendaciones, así como de usos y disfrutes de los caldos para sopas y otras preparaciones que puede ser útil tener en junto.

    En cuanto a tus aportaciones al mismo, te diré que me gusta mucho lo del caldo de jamón para añadir a otros caldos posteriormnente, yo consigo muy buenos huesos de jabugo por mi hermana y muchos con mucho jamón, y es mucho mejor sacar el extracto entonces que guardar o congelar, porque como bien señalas, luego se enrancian y ya no es lo mismo, las puntas, siempre muy muy frescas, como los huesos. (Usaré tu truco de tener el caldo de jamón hecho con antelación y congelado)

    también estoy deseando ver tu pollo asado sin asar, muy buen nombre, por cierto, jajaj.

    ResponderEliminar
  67. En cuanto a la SEGUNDA PARTE CARLOS DUBE cierta la precacución de que adviertes con los pescados de roca y la morralla, aunque teniendo buen proveedor y solamente en zonas de pesca, puedes encontrar maravillas para hacer los fumets. Desde luego en Madrid, yo me voy al rape y al congrio para hacer buenos fumet de pescado.

    De lo de no hervir a borbotones y el resto de consejos, me alegro que te gusten, (desde luego clarificar con claras, es complicado para una cocina sencilla, recuerdo verlo hacer en las bodegas MUGA en Haro con el vino)

    Me ha gustado también mucho el truco de la cascara de cebolla como colorante, lo probaré seguro.

    Finalmente, nada de postrado a mis pies, sino... A MIS BRAZOS, AMIGO.

    Me ha encantado leer y contestar tan buen comentario, Carlos.

    ResponderEliminar
  68. Me alegro IRENE, piensa que cualquier plato, estofado, guiso, etc, mejorará enormemente si sustituyes el agua por un caldo casero...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  69. Pues nada más sencillo MANUEL TUCCI, ya ves..

    Un caldo tras un día de feria puede ser lo más reconfortante...

    Un beso LAUBE, me alegra que te gustara esta recopilación de caldos sopas y demás utilidades.

    ResponderEliminar
  70. Pues sí son dulces árabes AMANDITA, recién llegados de Damasco en Siria, me los trajo mi hermana, junto a otras cosas que os enseñaré... el miércoles.

    Besos

    ResponderEliminar
  71. Sí ha sido una entrada curradita, SU WEBOS pero ya tenía ganas de tenerla ordenada, un poco con la misma finalidad que dices, la del recetario para mi hijo, y la de tener a donde remitirme para multitud de recetas que llevan caldos de uno u otro tipo.

    Igual me pasó con la del tomate frito, ya necesitaba tenerla puesta.

    Me imagino que estarás a tope, ya hacía unos días que no te veía por aquí ni contestando en tu blog y publicando algo menos... supongo que la temporada de renta te tendrá liadita.

    Un beso para toda la family, querida.

    ResponderEliminar
  72. Unos caldos riquísimos, además muy socorridos a la hora de cocinar siempre están listos y te ahorras tiempo. Desde luego me dejas alucinada con tus entradas cada vez mas curradas.... felicidades!!!!
    besitos.

    ResponderEliminar
  73. Yo tomo sopas con menor asiduidad ahora, SU HORNO pero sigo usando mucho los caldos para los guisos y salsas, así que cualquier momento era bueno para publicar esta recopilación.

    Espero que os sea útil en general, auqnue no sean más que los trucos y consejos...

    besos Su.

    ResponderEliminar
  74. Bueno GOYI, suelo tener caldo siempre, algunas fotos, son de otras recetas anteriores, y otras son hechas para esta preparación. Además es un proceso que hago a menudo para tener siempre calditos congelados y cubitos de caldo para enriquecer salsas y guisos.

    Un beso y gracias por tu comentario.

    Mua

    ResponderEliminar
  75. Gracias PEPA COOKS, espero que la recopilación trucos y consejos sea util para todos, muchas gracias por tu comentario.

    Besos

    Si ha sido una buena currada, CARMELO, pero para mucha gente era casi necesario. Sorprende cuanta gente que cocina muy bien... sigue usando los industriales, y no hacen sus propios caldetes...

    abrazo

    ResponderEliminar
  76. Bien DONIBANEKO, veo que tu utilizarás alguna de estas recetas y sus trucos y consejos. Para eso se publica la sección Básicos, que no por básicos y obvios, dejan de ser útiles.

    Un beso grande.

    Hola MERCHE, tu madre como la mía, nos enseñan sin más la cocina tradicional y efectiva, la más sana y saludable.

    sigue sus pasos.

    Beso

    ResponderEliminar
  77. Me alegra que te guste el tutorial, EMPAR, se ha hecho con mucho cariño, asíque, me alegra mucho.

    Un beso

    Hola, DELY siempre viene bien un recopilatorio así, por largo que sea, al final has encontrado algo interesante, en los cubitos de concentrado de caldo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  78. Pues lo hacemos igual MARIA JOSÉ, ahora, prueba con los concentrados y los cubitos.

    Beso

    ResponderEliminar
  79. Tenía ganas de reunir toda la información dispersa de caldos, consomés sopas veloutes y concentrados en una sola entrada para facilitar el trabajo a todos HILMAR, y despues de todo ha quedado algo bastatne completito.

    me alegra quete haya gustado.

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  80. Muchas gracias JOSÉ, sí quedo como un tutorial, es cierto, pero había mucho que contar...

    Me alegra que te guste y te pueda ser de utilidad.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  81. Gracias MARÍA JOSÉ, leetela despacio que tiene mucha miga, trucos, consejos y utilidades para algo tan sencillo como agua y otros ingredientes formando un caldito...

    Besos

    ResponderEliminar
  82. Muchas gracias MC CARTNEY aquí tu escalímetro nos será muy útil, jajaja.

    Bienvenido, solo por los amigos comunes que compartimos, seguro que lo pasamos bien.

    Pasate cuando quieras y pica de la receta que más te apetezca. Un abrazo de bienvenida

    ResponderEliminar
  83. Esto se está poniendo cada vez más profesional LAS PACAS, JAJAJAA, y seguimos disfrutando que es lo más importante.

    Un beso graaaaande.

    ResponderEliminar
  84. Yo suelo hacer el tradicional de puchero (aquí en Valencia) y el de pescado, que luego congelo y voy sacando. Es como tener media comida hecha.
    Me voy a tomar nota de otras variaciones de caldos de verduras que propones, así amplio sabores. Gracias

    ResponderEliminar
  85. Esa es la idea OTEADOR, hacerlos congelarlos y tenerlos listos, como bien dices, media comida hecha.

    Y luego la de aplicaciones en estofados, guisos, sopas de invierno, etc.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  86. Y vosotros a mi ESPE, de eso se trata... y de divertirnos.

    Besos

    ResponderEliminar
  87. Soy Elena Busquets, y me he quedado patidifusa con este estupendo tratado sobre los caldos, sopas y otras utilidades.

    Buenísimo artículo, Paco, muchas gracias.

    Un besote

    ResponderEliminar
  88. Me alegro, un buen caldo Elena Busquets, es siempre un estupendo reconstituyente, así como un estupendo ingrediente básico para otras recetas...

    ResponderEliminar
  89. Me encantan estas entradas Básicas, pues aunque las domino, siempre aprendo algo que no sabía, y estan a mi alcance, en casa hacemos muchos caldos, porque tenemos dos niños pequeños y el caldo siempre te saca de un apuro en una comida infantil.

    ResponderEliminar
  90. Me encantan estas recetas básicas, son estupendas.
    Besos

    ResponderEliminar
  91. ME HA ENCANTADO EL DE POLLO ASADO, aunque yo con sus sobras suelo hacer croquetas.

    ResponderEliminar
  92. Menudo pedazo de curro, FutBlo.
    Lo del huesito de jamón para el caldo de verduras y carne lo tenía controlado. Pero he aprendido un montón de cosas.
    Muchas gracias por compartir todo esto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  93. Para eso son JOAKO, para refrescar ideas ya sabidas, pero aprender trucos como el de hacer el caldo bien transparente, o no añadir la sal hasta el último momento, o hacer siempre con agua fría, o de las utilidades de los caldos para estofados guisos sopas concentrados etc.

    me alegra mucho que te sean útiles, amigo.

    ResponderEliminar
  94. Claro ELOPUNTIYO nosotros hacemos croquetas con la carne del pollo que sobra, pero... y los huesos?

    Antes de ponerse a rebañar y chuparlos, cuando queremos hacer un caldo potente, descarnamos las presas sobre la fuente, sacando solamente la carne, y reservando todo el despojo (Y parte de la salsa como ves en la foto) para enriquecer el caldo.

    El gusto es impresionantemente intenso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  95. Me alegro FERNANDO os voy a convertir a todos en auténticos maestros en el arte de las sopas, caldos y sus variaciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  96. Una grandísima y extensa entrada, Futblo, me gusta mucho la recopilación con los consejos y trucos, y el aprovechamiento de sobras.

    Muchas gracias por tan arduo trabajo.

    ResponderEliminar
  97. Hola CARMEN GUANAMAYER, me alegro que te haya venido bien, y espero te sea útil este tutorial.

    (Creo que los fabricantes de caldos no van a estar muy contentos con esta entrada)

    ResponderEliminar
  98. ¡Lo adiviné! sabía que sería caldo concentrado, lo que no me esperaba era este super tutorial, sin palabras, super, me puedo imaginar el tiempo que has dedicado a este publi-reportaje.

    Bss.

    ResponderEliminar
  99. MARÍA, le tuve que dedicar tiempo para poder daros una entrega completa, pero no es un PUBLI reportaje, sino un reportaje, sin publicidad, (salvo lo de Trevijano) pero no por hacerles publicidad (no tengo hoy por hoy vinculación ninguna con ellos)

    Me alegra que te haya venido bien esta recopilación de caldos y sopas y sus derivados.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  100. Paco, q yo ya se lo q son las carcasas, pero si le digo al del pollo q me las guarde, me señalaran por la calle!!! y ya me miran raro en las tiendas por lo q pido....;-)...deben pensar: ya viene la española con sus rarezas...

    ResponderEliminar
  101. Esta entrada la copio e imprimo, pues aunque tengo cierta base en caldos, nunca se sabe lo suficiente, y este es todo un tratado. Una verdadera joya. Gracias por todo este esfuerzo, y por compartirlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  102. Me parecen geniales estos "básicos" tan completísimos, bloguero. Aprendo mucho de ellos, pero sobre todo, pensando en los que empiezan a cocinar. Te feliccito de verdad. Un besito.

    ResponderEliminar
  103. Hola Paco.
    Un post del que se aprovecha desde la 1ª a la última letra y completico eh?.
    Es el "abc de las sopas y caldos".

    Muchas gracias.

    Pochoncicos.

    ResponderEliminar
  104. Ostras Futblo, qué post tan caldeado y currado. (Yo uso Aneto, que no está mal pero nada como lo hecho en casa). Me ha gustado la idea de los cubitos congelados.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  105. 1º Excelente la explicación, me... nos leímos todo de un saque, y tan claro todo.
    Siempre estoy por comprarme un tapper grande para guardar caldo y están tan carros que quedan para después, lo que nunca se me ocurrió es guardarlos en frascos que tengo muchos (todos me juntan, el precio es devolver 1 o 2 llenos con algo...jeje)
    Acá te llamaría "EL LIBRO GORDO DE PETETE" de Garcia Ferrer, cuando terminaba de explicar algo decía: "El libro gordo te enseña, el libro gordo entretiene y yo te digo contento hasta la clase que viene"

    Sos un MAESTRO... Besitos.
    Silvia

    ResponderEliminar
  106. ¿Sabría hacer usted caldo con algún invertebrado...?

    A la espera de Siria (me huelo pastelitos).

    ResponderEliminar
  107. Mi más cordial enhorabuena por tan estupendo, bien explicado y completisimo post.
    Me has dejado sin palabras.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  108. Cómo me gusta esta sección, siempre te lo digo pero no me canso ajajaj. Nos das mucha información de manera sencilla y además ilustrativa. Tomo nota del consejo sobre congelar el caldo en cubiteras....Un abrazo y feliz día...

    ResponderEliminar
  109. Ya me imagino SONIA, jajaja, me refería a que cuando Tu compres un pollo le saques tu la carcasa, o bien, hagas el caldo desde el pollo asado, si lo logras encontrar.

    Besos

    ResponderEliminar
  110. Un placer NIEVES, ya sabes que compartir es más que regalar.

    un beso

    ResponderEliminar
  111. Una alegría saber que te gusten, y sí ANGIE, yo las publico más pensando en quienes están empezando, aunque a todos nos vienen bien los trucos y consejos de los demás.

    Beso

    ResponderEliminar
  112. aNETO es una marca estupenda, quizás el único caldo de los industriales que tiene caracter casero, pese a que resulta muchísimo más caro que hacerlo casero. En cuanto a los cubitos merecen la pena, pero partiendo del caldo casero. Reducir el Aneto supondría un precio exorbitado, CARUANO un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  113. Jajaja, me has llevado a la infancia con el libro de Petete Silvia, PERO tú vuelve mañana, no esperes a la semana que viene...

    ResponderEliminar
  114. Solo cuando accidentalmente los piso, y lo evito siempre que puedo, PACO AMOR, se le da a usted la bienvenida, tras su metamorfosis...

    En cuanto a los pastelitos árabes, creo que he creado una expectativa que no voy a colmar, solamente son fotos de regalos que me han traido de Siria, entre ellos esos estupendos pasteles árabes, pero por desgracia no sé como hacerlos, aunque lo investigaré...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  115. Gracias CARMEN ROSA, Es un placer escribir entradas cuando los elogios son tan grandes y generalizados.

    un beso fuerte

    ResponderEliminar
  116. Feliz día para ti también, ya me dirás qué tal te va con los cubicaldos, jajaja.

    Besote

    ResponderEliminar
  117. Se me habia escapado esta entrada, y con lo buena que es, no se puede consentir.
    Te lo has currado bien, y las explicaciones las entendemos todos perfectamente, asi que estas aprobado con nota, gracias por dedicarnos tanto tiempo y enseñar al que no sabe, besos

    ResponderEliminar
  118. Me encantan tus básicos porque son utilísimos en la cocina y además, te los curras muchísimo y es de valorar.

    Muy buenas las explicaciones y las fotos, eres un fenómeno.

    biquiños

    ResponderEliminar
  119. Gracias MAMEN, Y FRABISA intentamos combinar las recetas más clásicas, con los platos más modernos o creaciones innovadoras, pero los básicos son fundamentales. A veces damos por hecho que todos saben cocinar y esto viene muy bien para todos.

    Además que los trucos y consejos nos resultan útiles a todos.

    un beso fuerte

    ResponderEliminar
  120. ¿Por qué en los restaurantes no sirven sopas? En las cartas de los restaurantes patrios casi han desaparecido y los huevos también.

    ResponderEliminar
  121. Cierto...

    Antes como en una canción de Riki Lopez, el menú era...

    De primero sopa de...
    De segundo, patatas con...
    De postre fruta del tiempo, pan y vino peleón.

    Como vas con tu concurso de haikús?

    ResponderEliminar
  122. A mi me costó un año elaborar una fórmula óptima.
    Cuéntame sobre tus investigaciones, si quieres, y ya te comentaría.

    ResponderEliminar
  123. Hola Paco,
    Impresionante el post.. visitar tu blog es toda una experiencia :-)
    Igual que el post de las reducciones, encuentro todo muy útil, bien explicado y con fotos muy bonitas!
    Que decir, gracias por compartir con nosotros tus conocimientos!
    Un abrazo,
    Pier

    ResponderEliminar
  124. Acabo de descubrir tu blog y me llevo una muy grata sorpresa. Llevo tiempo buscando más información sobre caldos y créeme que tu post me ha encantado! Lo explicas todo y todas las posibilidades. Muchas gracias!
    Pronto probaré a hacer mis cubitos de caldo que hace mucho que quiero hacerlo.
    Enhorabuena por el post y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  125. Enhorabuena por esta excelente entrada en tu cocina.

    Gracias por compartir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  126. Excelente, un buen desayuno con esto es lo mejor para empezar el día con el pie derecho. Quiero decirte que tu blog me ha sido de gran ayuda, hace poco me fui a vivir sola y no es que sea uy buena en la cocina pero he sabido tomar al pie dela letra tus consejos, en hora buena gracias.

    ResponderEliminar
  127. Hola paco.gracias por tus consejos. en micaso considero muy importante aprovechar esa coccion para cocinar algunotro plato y de paso obtener su jugo. 30minutos antes de que cabe de cocer le puedes mponer unas judias verdes y una patata,y ya tienes otro plato cocinado!
    un salufo a todos y enhorabuena por el post

    ResponderEliminar
  128. Excelentes consejos y tip para hacer una delicia en paladares exigentes, un saludo.

    ResponderEliminar

Recetas con foto paso a paso del proceso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Deja tu opinión por favor. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo, y además, así puedo contestar directamente a vuestras consultas. ¡¡Muchas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...