Fin de semana en el Valle del Jerte

Como os contaba el otro día, la Rubia Azabache y yo hemos estado el fin de semana pasado en Jerte (Cáceres) y hemos recorrido el Valle del Jerte, y la vecina Comarca de la Vera. Este viaje, responde a la cortesía que tuvo con nosotros el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cerezas del Jerte, por haber organizado el Concurso de Recetas con Cerezas y haber editado el libro recopilatorio con las 125 recetas, que os recomiendo que os descargueis (pinchando aquí) si no lo habéis hecho ya
.

Aunque el Valle no está en este período del año tan bonito como en primavera con la floración de los cerezos, sigue siendo un paraje impresionantemente bello y llama la atención el color verde intenso, y lo frondosas y húmedas que están las laderas del Valle, como este fondo de helechos que parece propio de Asturias o Cantabria.

Además, está tan cerca de la vecina Comarca de la Vera, que vale la pena acercarse a poblaciones tan bellas como Jarandilla de la Vera (cuyo Parador donde se alojó Carlos I mientras le acondicionaban el Monasterio de Yuste tenéis sobre estas líneas), Cuacos de Yuste, Jaráiz de la Vera, Garganta La Olla, etc

Garganta Jaranda
En el recorrido por ambos Valles, podréis ver numerosas Gargantas, embalses y Presillas estupendas para refrescaros en estos días, sin mucha aglomeración de visitantes, pese a ser el mes de Agosto, y numerosos lugares donde disfrutar de la rica gastronomía de la zona, y donde comprar productos artesanos como Quesos (Tortas del Casar y de la Serena) Pimentón, etc., y por supuesto todo un mundo alrededor de las Cerezas.


Pero os cuento alguna cosa más del recorrido que hicimos. El sábado nos dimos un baño en la piscina (ahí tenéis a la Rubia disfrutando de las burbujas) y después recorrimos ambos Valles en una excursión tranquila, curva para acá y curva para allá, subiendo y bajando los muchos puertos de montaña que exige el recorrido.  Así estuvimos conduciendo por las distintas localidades del Valle del Jerte y el de la Vera, y para comer nos acercamos a una terraza llamada Restaurante de la Abuela Polina, que está situado muy cerca de la Garganta Jaranda, que teneis en las fotos superiores, y al que se llega tras cruzar el puente Romano que también está en la primera foto de la entrada, en el término de Jarandilla. Allí tomamos un estupendo Cochifrito de Cabrito y una trucha, ambos deliciosos, (sobre estas líneas). Un lugar muy recomendable, tanto por el entorno como por la calidad y precio moderado, para disfrutar
.  
El hotel en el que hemos estado alojados en la villa de Jerte fue el Hotel Túnel del Hada, que os recomiendo tanto para el alojamiento como para disfrutar una buena comida. Aquí encima veréis la pinta de los platos que pudimos probar, algunos de los cuales prepararemos en Lazy Blog en el futuro. El hotel cuenta con un pequeño Spa, por lo que aprovechamos para darnos unos masajes y disfrutar de la piscina con chorrillos de hidromasaje, etc. (Vamos, nada más que sufrir y sufrir, jeje)

En la foto superior, tenéis una panorámica del Restaurante del Hotel, un detalle de la decoración y algunos de los platos que tomamos. En la foto siguiente, el vino que acompañó la cena, (Lar de Lares, magnífico) y más primeros planos de las Verduritas, el Milhojas y las Vieiras braseadas, que nos parecieron excepcionales.

Esta cena que resultó magnífica, pudo estropearse, (ahora os cuento) pero la profesionalidad de José María (responsable del restaurante) solucionó la situación... 

Cuando estabamos mirando la carta, charlando tranquilamente y observando lo que habían pedido los de las mesas contiguas para ver tamaño de las raciones y aspecto de las distintas posibilidades, (todos lo hacemos), entró en el restaurante un grupo familiar, que incluía a 3 niños menores de dos años.

Al cabo de dos minutos, tanto nosotros como los de la mesa de al lado, que se unieron a nuestro disgusto, estuvimos a punto de levantarnos y cambiar de restaurante, pues las criaturas no paraban de llorar y berrear, ante la pasividad de sus padres, que debían tener conectado el chip "no oigo nada" que suelen tener.

Veamos. Yo soy partidario de que la familia no impida a los padres salir a disfrutar de los restaurantes, pero hay que tener cabeza. Primero educando a los niños para que no den el espectáculo, no griten, no monten escándalo etc. Y segundo, siendo conscientes de que todo eso puede molestar, y si no consiguen evitarlo, deben salir del local y llevarse a los niños.

La culpa de esas situaciones no es de los niños, por supuesto, son niños, pero los padres no son niños, y deben entender que nadie salvo ellos, está obligado a aguantar ese tipo de molestias. Y menos aún en sitios de categoría, en los que el resto de los asistentes se deja un dinero que incluye no solo la comida, sino también la atención, el entorno, la tranquilidad, etc.

Evidentemente, tras nuestras miradas (que no hicieron ningún efecto) y ciertos comentarios complices con José María, no hizo falta más, él se acercó y ante la imposibilidad de callar a los pequeños, hizo ver a los padres que lo mejor era que salieran a la terraza del hotel donde les atenderían igual, sin molestar al resto de clientes. Y salieron.

Me pregunto... ¿Se puede ir con niños a cualquier restaurante? Yo creo que sí, siempre y cuando sepan estar los niños, y sepan controlarlos sus padres... ¿Y, en caso de llanto, gritos y otras actitudes de los nenes, si los padres no se los llevan fuera, debe hacerlo el Maitre? Yo creo que es parte del "servicio" que se espera en un restaurante, poder disfrutar con tranquilidad de la velada, por lo que creo que se actuó correctamente.

Esto no va contra las criaturas, igual nos habría fastidiado un grupo de gente chillando o pasada de copas que montara su show. Y vosotros... ¿qué opináis?

Después, continuamos con la cena, que fue realmente deliciosa. Ahora os lo muestro con más detalle...

Milhojas de foie micuit, con kikos, membrillo y queso de cabra.

Solomillo de Retinto al punto, con salsa de Torta del Casar y cilindro de membrillo.

Verduras al Carbón con espuma de Jamón y huevo Tembleque, que ya os había enseñado en la entrada anterior...


Braseado de Vieiras sobre patata con trufa y papada de ibérico confitada. Era impresionante el sabor de la camita de espuma de patata trufada, y adornada con crujiente de puerros, realmente espectacular.

Y de postre... un coulant, que en la foto veis ya abierto, en el que la combinación de chocolate fluído y el sorbete de frambuesas, nos remató una cena que seguro volveremos a repetir en el futuro.


En resumen, una delicia de viaje, un fin de semana lleno de descanso y disfrute, que recomendamos a todo el mundo.

Y para terminar..., como siempre... sed felices.
La próxima entrada será una pequeña tarta de cumpleaños...

118 comentarios:

  1. Tienes razon, nada más que sufrir y sufrir...

    ResponderEliminar
  2. No me digas que estuviste este finde ??? Estuvimos por allí con las motos, que maravilla de carretera, teníamos puntos y los gastamos en el Parador, que me gusto muchísimo, además aprovechando que ibamos gratis cenamos de lujo en la terraza, y por cierto, que maravilla en Jarandilla los botellines a 1 eurín y con unos aperitivazos de muerte.

    También me ha encantado la zona, ya la conocía pero nunca había pasado noche, estupendo, verdad?

    Y lo del calor es relativo, tampoco es pa`tanto

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla todo!
    Hace falta de vez en cuando desconectar así, aunque haya niños ajenos que molesten un poquitin... ;-D

    Me alegro mucho por ustedes.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Un sitio bien maravilloso.
    Gracias por compartir las fotos y la comida tan divina y excelentemente bien presentada ♥

    ResponderEliminar
  5. Unas fotos preciosas, a mi me encanta toda esa zona es una maravilla.

    Sobre las criaturas estoy totalmente de acuerdo contigo, si no se pueden controlar que se las lleven.

    Una vez en Francia leí una cartel que decía: Esto no es una guardería, rogamos a los padres que se hagan cargo de sus hijos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. El valle del jerte precioso, hace años recorrimos el valle de arriba hacia abajo, es un lujo. Cada charquito que veiamos un baño.

    Con respecto a los niños, como se dice, son niños y pequeños. Un niño pequeño es impredecible y no puedes controlar que día puede tener, es imposible. Sinceramente creo que no creo que sea por problema de educación, vamos no creo que un niño pequeño vaya a un bar a molestar.

    Creo que los niños deben de participar con nosostros en las actividades y no apartarlos cada vez más porque molestan o porque no es comodo estar con ellos, yo por lo menos no concibo ir a ningún sitio sin mis hijos, y si no los quieren, pues prefiero ir a otro sitio. Personalmente ya no voy a bodas donde no quieren niños, es mi opción personal, si ellos molestan prefiero no estar.

    Por supuesto es respetable que haya personas que no quieran tener niños pequeños al lado, aunque a mí me resulte triste.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Primero decirte que me muero de la envidia! y quién te diga de la sana...jajajaja
    Me parece un entorno fantástico que se elige, yo lo he hecho aquí en la isla, por la tranquilidad, entorno, en fin, una serie de cosas que uno no suele tener o escasea en una ciudad grande, no es mi caso...
    Mis hijos se llevan escasamente un año, jamás, jamás tuvimos un problema como este en un sitio público, bien es cierto que fuimos muy serios, quizá demasiado en estas cuestiones, lo que a nosotros nos molestaba era una obviedad que no permitiriamos que molestasen al resto. Recuerdo en una ocasión, debía tener Germán, el mayor, unos dos años, llegamos a casa de unos conocidos que nos invitaban a cenar, fue salir del ascensor y al ver el entorno...se puso a llorar, te prometo que jamás hizo una cosa así,y llorar...y llorar, no había manera Paco, a los 20 minutos nos marchamos y el capullin del niño en cuanto se cerro la puerta se callo!
    Me parece genial la postura del restaurante, así debe de ser. Un besazo y me alegro que hayais disfrutado de ese fin de semana tan agradable.

    ResponderEliminar
  8. Caray pirata! como te lo montas de avanzadilla de vacaciones, vaya finde que os habeis cascado la rubia y tú, una zona que no conozco pero que tengo ganas de hacerlo, toda la comida un manjar, lo de los niños tienes razon, cuando los mios eran pequeños, ibamos a todas partes con ellos incluido a restaurantes de calidad, desde que nos sentabamos hasta terminar, ni se movian,ni se les ocurría, solo con que su padre les mirara,todo quedaba entendido, y jamás les hemos puesto la mano encima.
    Muxus

    ResponderEliminar
  9. Discúlpame Paco, pero como el tema puede dar lugar a confusión quiero aclarar que los niños me encantan, con sus travesuras, sus cosas, efectivamente son niños pero no olvidemos que hay niños y niños y padres y padres, con mayor o menor respeto hacie el que está enfrente y como al niño no se puede "juzgar" por que es niño existen unas determinadas "normas" a cumplir por los padres que son tan obvias que no necesitan ser escritas. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Que bien se nota que lo habeis pasado bien , que chulas las fotos .. ya he cogido alguna ideilla par a mi blog. jejej.. y que recuerdos .. al ver el parador que bonito, puede ser un poco cursi, pero no para mi, alli mi marido y yo pasamos nuestra segunda noche de recien casados. Y fue un sitio estupendo queremos ir en breve. Bueno y sin ofender a los niños que tengo una preciosa, menos mal que se fueron a la terraza. Ahi sitios donde creo no se deben de llevar a los peques. Bueno un saludito.

    ResponderEliminar
  11. Un beso ANA MOSKO, me alegro que te hayas decidido a comentar por aquí y no solo en los emails, jeje.

    Besos mil

    ResponderEliminar
  12. Hola EU qué lástima haber coincidido y no habernos encontrado, hubiera sido divertido.

    Otra vez será.

    Me alegra que os gustara tanto como a nosotros.

    Beso

    ResponderEliminar
  13. Los niños no fueron ninguna molestia, más sus padres que se quedaban así tal cual, mientras los pobres la montaban.

    De todas formas, duró poquito el follón, y el fin de semana fue estupendo, AMANDA durante viernes sábado y domingo.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Ea, ya tengo en mi cabeza la receta para tu concurso de recetas mexicanas!!! a ver si acabo con mil cosas que tengo pendientes estos días y la preparo, y te la envío, ya he puesto en link en mi blog.
    A lo que vamos... envidia cochina! eso es lo que siento! llevo ya 3 años sin salir de vacaciones, jodo, es horroroso, los años van uno detrás de otro, y sin esos paradas vacacionales, ufff, se hacen tan largos!
    Tu viaje me ha dado esa envidia, y además vaya platos que os habéis tomado! de lujo.

    Respecto a lo del restaurante, no puedo estar más de acuerdo contigo, creo que no todo el mundo lo entiende, pero es que suscribiría cada palabra tuya, vale que los niños son niños, pero los padres también son padres, así que, que tomen su responsabilidad y pongan orden. No puede ser que uno llegue a un restaurante a tener un momento de relax, de gusto, de homenaje... y se lo estropeen 3 niños entre gritos, llantos, y carreras... y ya no hablemos de los que se ponen a recorrer las mesas, como los novios en el banquete de su boda, sabes? por dios, usted controle a sus niños, y así todos contentos.

    Me alegro de que toparas con un buen profesional que supiera poner freno a esa situación, porque nunca es plato de buen gusto.

    Vaya "tocho"... perdón.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  15. Yo soy el único que discrepo.

    Mi visión estará relacionada porque llevo 11 años dedicado a la educación. Y la sensación que tengo es que los niños molestan cada día más en nuestra sociedad.

    Tienen la escuela, por lo menos en Andalucía, abierta desde las 7 la mañana hasta las 8 de la tarde en algunos centros. Ya se que algunos padres trabajan, pero muchos están porque es más comodo. Esta sensación pues la tengo y la veo, como en nuestra sociedad de hoy en día pues tanto los niños como los ancianos molestan.

    Ya sabemos que los niños corren, saltan, lloran y muchas veces pues no te gusta. Pero hacen eso porque son niños y lo necesitan ( es mi opinion), claro que los padres tienen que controlar a sus hijos. Pero un niño chiquito de dos añitos no creo que haga esas cosas para molestar. Mi humilde opinión de padre. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Hola COCINICA, el cartel puede resultar un poco agresivo, pero es cierto.

    Uno debe ser responsable de sus actos y de los de los menores a cargo, y claro que hay que llevarlos, yo lo he hecho siempre, pero cuando pueden montar el circo, hay que saber pararlos para no molestar a los demás, y si no... salir del local.

    Un beso, y me alegro que te hayan gustado las fotos

    ResponderEliminar
  17. Qué te voy a decir yo de la tierra de mis padres...! Pues que es de lo mejorcito..., la próxima voy al restaurante del hotel...vaya lujo!!
    Y lo de los niños...bueno, hay opiniones para todos los gustos..., creo que pueden ir a cualquier sitio y que los padres tienen que actuar en consecuencia..., pero que los demás debemos entender que son niños.
    Un besito.
    Por cierto, acabo de poner en mi blog las empanadillas de sobrasada...una delicia, muchas gracias por compartirlas

    ResponderEliminar
  18. A ver JOSE MANUEL, yo tampoco creo que haya que prohibir nada. Siempre he ido con mi hijo cuando me ha parecido bien, y nunca me he arrepentido, (ni se han arrepentido los demás, porque él se ha comportado como debe)

    pero una cosa es que los niños puedan echar un pucherito, y otra que monten un cipostio berreando y los padres no hagan nada de nada. En ese caso las molestias del niño se extienden a los demás, y lo correcto en mi opinión es una retirada elegante.

    No apartamos a los niños, sino que los educamos, al irnos se les explica que nos hemos tenido que ir por el llanto o chillidos o gritos, y así, lo aprende para la próxima vez.

    Yo no quiero ir a sitios sin niños, como bien dices sería muy triste esa actitud...pero sí quiero ir a sitios sin niños que molesten gritando en demasía.
    De todas formas, como es un tema polémico, por eso os pedía opinión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno tu comentario Sara y la aclaración posterior.

    comparto totalmente tu posición como he expresado en mi comentario anterior...

    Un beso grande para ti.

    ResponderEliminar
  20. Muy bien ROSA, te recomiendo la zona para una excursión, aún mejor en primavera, claro, pero cualqueir epoca es buena.

    Esas miradas de padre... qué efectivas son.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Me alegra haberte recordado la luna de miel, y haberte dado ideas para recetas a publicar...

    Yo también voy a hacerlo LUISA, así que... a ver qué tal nos salen.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias por el comentario tocho, jajaja Alcantarisa, Nosotros llevamos también dos años sin salir, y este año en octubre espero que nos resarciremos y os pondremos los dientes largos...

    De momento, la escapada de fin de semana nos sentó estupendamente...

    Y d.José María, todo un profesional.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Claro JOSE MANUEL, si nadie cree que el niño lo haga para molestar... es un niño.

    Lo que pasa es que parte de la educación es enseñarle a no chillar y berrear, y eso hay que hacerlo. Nadie debe aguantar los berridos de nuestros hijos, creo yo.

    Yo he educado a mi hijo, le he llevado conmigo a mil sitios, y todo el mundo está contento con él, sin que de ningún ruido. (Bueno hoy ya por supuesto que ya es mayor de edad)

    Y de la misma manera que yo, mis hermanas con mis sobris, (mañana pondré una entrada con una tarta para la peque con 4 años) y nunca hemos tenido problema, ninguna vez han montado nada.

    Entiendo lo que dices, yo también soy padre, y la mayoría de mis amigos tienen niños y no les separamos de nuestras actividades. Pero porque tú y yo, y mis amigos, tenemos la cabeza y las luces suficientes para entender que es algo natural y alegre, pero dentro del respeto a los demás.

    El tema que yo planteaba era cuando los niños la arman, especialmente en sitios de cierto nivel gastronómico, entorno etc, fastidiando al resto de los asistentes que están pagando 60 o más euros por persona para disfrutar de una excelente comida atención servicio, entorno, tranquilidad etc.

    En esos casos es donde yo planteo la intervención del maitre, de forma elegante y correcta, haciendo ver a los padres su responsabilidad e invitándoles a solucionar el problema o bien a retirarse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Un beso grande NORA, tu tierra es preciosa y nos ha encantado volver por allí.

    voy a ver tus empanadillas y a dejarte un beso por allí también.

    Mua.

    ResponderEliminar
  25. un reportaje excelente.como disfrutasteis,eh?en cuanto a lo del pequeño incidente.yo tengo un hijo de 3 años,y creo que bien educado porque lo hemos llevado siempre con nosotros y JAMAS, a pasado nada y siempre se ha comportado como le hemos dicho.hace poco lei en directo al paladar que Sergi arola en uno de sus restaurantes exige llevar chaqueta.pues me parece genial.yo solo me imagino comiendo sus delicadezas,en plan fino,pagando bien a gusto la pasta gansa que cueste el cubierto e imaginate que tienes en la mesa de al lado a un señor,en camisa de tirantes,todo sudoroso,hermoso como un oso...pues a mi personalmente,me sentaria mal.
    con esto digo,que hay sitios para todos.no se si me he explicado

    ResponderEliminar
  26. Puff, yo creo que en el tema niños,que si bien es verdad que hay niños y niños, el problema son los padres. Recuerdo una vez tomando algo en un bar del centro que una pareja estaba en una mesa cercana con un niño que estaba montando un espectáculo de padre y señor mío y viendo que el camarero no hacía nada le sugerí que les dijese algo ya que la criatura en cuestión era realmente molesta. Cuando el camarero se acercó de buenas maneras, los padres aún tuvieron más que decir... inaudito.

    ResponderEliminar
  27. El Jerte es muy bonito, quizá con tanto calor agobia un poco. Pero en Agosto en toda España hace calor.

    Respecto al tema de los niños, en mi opinión que sean niños no exime a los padres de su responsabilidad. No están en un parque, ni en la calle jugando a pelota. Así que forma parte de la educación el mantenerlos bajo control para que molesten lo mínimo posible. Y si no lo hacen, el restaurante debe ocuparse.
    No me molestan los niños, me molesta la falta de civismo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  28. Mmmmmmmmm. Me han dado ganas de ir a visitar a mi hermana, que vive en Villanueva (de la Vera), pegarme unos bañitos en alguna de las gargantas y darme un homenaje con unas verduritas como las de la foto (tienen una pinta de impresión).

    Lo de los niños... Bueno, mi chico (le ha tocado trabajar con ellos a veces) acabó acunando esta frase: " ¡¡ Herodes era un humanista !! ". Es exagerado, hay que verlo en su contexto, pero es verdad que es más cosa de los padres que de los niños. Se supone que son los padres los que "tienen conocimiento".

    Supongo que nuestra opinión depende un poco de la que hayan tenido nuestros padres y a mí el mío no me habría dejado dar guerra ni de coña, eso desde luego. Igual que no nos dejaba tirar al suelo ni las migas, tampoco nos dejaba molestar al vecino.

    ResponderEliminar
  29. Me encantan tus recomendaciones y pienso hacerte caso cuando visite este otoño Caceres. Tambien quiero ir a la Vega a comprar pimenton.

    A mi hijo le entusiasma tu blog, esta aprendiendo cocina en una escuela. Bueno en honor a la verdad, cocina de maravilla. Sobre todo teniendo en cuenta que yo, su madre, soy un desastre culinario sin solución.

    ResponderEliminar
  30. Totalmente de acuerdo ESPE, normalmente no hace falta, pero cuando la cosa se sale de madre, en mi opinión para eso está el maitre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Sabes que soy madre de mellizas de casi tres años y desde luego que me gusta salir a comer, igual que al resto de la gente, pero coincido contigo en que si no sabes controlar a tus hijos es mejor que te vayas a otro lado :) Yo soy la primera que cuando salgo sin mis niñas lo que menos me apetece es tener cerca a un niño berreando o "dando por C*" ;)

    Me parece fenomenal cómo actuó el tan José Manuel pero no en todos los sitios lo tienen en cuenta :S

    Y ahora al otro tema: Fenomenal tu viaje. Conozco la zona porque está pegadita a Ávila y mis padres son de por allí.

    Y por cierto, que me acabo de descargar el archivo de las recetas de cerezas, que aún no lo había hecho, telita...

    Qué gran trabajo Paco, qué gran trabajo!!! Besos

    ResponderEliminar
  32. Encima eso MER, no se nos puede ocurrir decir nada, o el tema se vuelve personal y contra los que lo sufren.

    Es mejor decirle al encargado o al maitre para que se encargue del "marrón"

    En cualquier caso es una situación incómoda que no recomendamos vivir a nadie.

    Todos deberían tener más sentido común... y de paso transmitir esa enseñanza a sus hijos.

    Besos

    ResponderEliminar
  33. Ahhh lo olvidaba. Siempre he llevado a mis hijos a todo tipo de restaurantes sin ningun problema. Claro que para ello, antes les habíamos educado en el arte de los buenos modales.
    Yo odio a los padrs que sueltan a los niños como toros salvajes en los sitios y se despreocupan. Donde peor lo he pasado ha sido en la playa, es espeluznante el griterio sin que se les mueve un pelo de la tumbona para hacerles bajar la voz.

    ResponderEliminar
  34. Tal cual lo dices Starbase, a mi tampoco me molestan los niños, sino los padres que no saben convivir y adaptarse por puro civismo.

    Un saludo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  35. Claro MORGANA, por eso decía lo de la educación. A mi me educaron en plan estricto y espartano, y yo (y mis hermanas con mis sobrians también) he intentado hacerlo igual con mi hijo.

    Consecuencia, todo el mundo dice que qué niño tan majo, tan responsable, tan cariñoso y educado.

    Eso no sale solo, hay que currarselo y claro está en los padres.

    Por eso coincido en que los padres deben impedir a los niños que la monten, ni tiren migas como tu dices, y así aprendan a convivir en toda situación y todo entorno. Por supuesto hay lugares para que desparramen y se esparzan, pero en un restaurante, y más en uno de nivel como el que estábamos, han de guardar las formas o marcharse sin molestar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  36. Me alegra mucho que a tu hijo le guste el blog, espero que a ti también y cuento con vosotros para las entradas y comentarios venideros.

    Por qué no os animáis a presentar algo para e concurso de recetas mexicanas. Será genial contar con vuestra idea.

    Un beso la-de-marbella y un abrazo para tu hijo

    ResponderEliminar
  37. No te imaginas BEATRIZ, cómo queda una vez impreso y encuadernado... Parece un libro carisimo con esas fotos estupendas.

    Estoy muy orgulloso del trabajo realizado y de todos los que aportaron sus recetas.

    Y ahora, empezando con el de México que ya van llegando las primeras contribuciones... aunque hay tiempo de sobra...

    Besos y gracias por comentar.

    Seguro que las dos mandarinas se portan estupendamente. Un beso grande grande para cada una.

    ResponderEliminar
  38. Ese es el tema LA DE MARBELLA, si no cuesta nada enseñarlos bien y poder llevarlos a cualquier lugar...

    un beso.

    ResponderEliminar
  39. Caray que vistas más bonitas que hay! no conozco toda esa zona pero ya me gustaría. Y como no ese menú del que disfrutasteis tan rico.
    En cuanto al tema de niños.... Uf, un poco complicadillo eso, pues la verdad es que son niños y a veces si que al resto que no los tiene en ese momento pues nos puede parecer molesta la situación. Creo que tampoco fué para tanto y todo tuvo arreglo, si no fué por parte de los padres el caer en la cuenta, pues tampoco estuvo mal el que el maitre lo recomendase. Punto y final, y todos a disfrutar del momento.
    Por otro lado ahí dejo mi pregunta: ¿Deberían habilitar una zona en los aviones para las personas que viajan con niños?. Porque eso si que es realmente molesto y en un espacio tan reducido cuando tienes por delante o por detras alguien que está apretandote los riñones, golpeando o bien molestandote en los oidos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  40. El tema es el mismo EMPAR, LA cuestión es que los padres de niños molestos (o adultos molestos) deben darse cuenta pero si no se la dan, debe intervenir quien tenga cierta autoridad, el maitre ( o la azafata en el caso que tú planteas )

    No es que haya que habilitar zonas, sino que hay respetar a las personas y evitar molestias que podemos controlar.

    Y si no... que intervenga alguien, los niños no van a darse cuenta solos, es cosa de los padres.

    Un beso grande.

    En cuanto al Jerte, te lo recomiendo de verdad, una maravilla por descubrir.

    ResponderEliminar
  41. Hola!!! Bueno, el viajito me a parecido fantástico. Yo estuve una vez en invierno y otra en primavera y te digo que el encanto del lugar es parecido sea la época que sea, es maravilloso perderse por los valles ;D

    En cuantoa lo de los niños... A ver, tengo una nena de casi 11 años y otra de 9 recién cumplidos. Cuando salimos y vamos a un restaurante, aunque sea al chino del barrio, siempre (incluso desde pequeñinas) les he advertido que hay que comportarse, pero no sólo eso: en casa la hora de la comida es sagrada y es en casa donde hay que enseñar a las criaturas a mantener las formas...
    Estoy contigo en que es culpa de los padres, las mías saben que si no se comportan salimos del lugar y nos vamos a casa echando leches, amén del castigo que les cae luego. Nadie tiene que soportar a los hijos de otros.
    En mi caso, mi sobrina es un bicho y mi hermana y mi cuñado son como esos padres que mencionan, dicen que es que no pueden con la niña. Sin embargo cuando vá con nosotros 2 y con sus primas, si sus padres no están delante, se comporta igual de bien que sus primas......
    ¡Pues eso! Ahí está la prueba de quienes son los culpables..
    La decisión del metre me ha parecido la adecuada, chapeau por él!!

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  42. Qué recorrido virtual por el Jerte tan magnífico. Todo un placer acompañarte. Los platos se ven deliciosos.

    besos.

    ResponderEliminar
  43. José Manuel, estoy de acuerdo contigo en que los niños últimamente parece que molestan en todos lados, pero la cuestión no es esa.

    A mí, como madre que soy, me encanta pasar el mayor tiempo posible con mis hijas y que vayan conmigo a todos lados. La cuestión que se debate no es que no puedan haber niños en ciertos lugares, es simplemente que los adultos que los acompañan sepan dónde están los límites...
    No hay nada que me guste más que la risa de un pequeñajo, que quede bien claro!!
    En cuanto a que sean bebés y sean más imprevisibles, también de acuerdo. Pero ahí entra la capacidad de entendimiento de los padres para arreglar el asunto.
    En una ocasión, mi hija pequeña que tendría un añito y justo empezada a dar sus primeros pasos, empezó a chillar en un restaurante y por más que intentábamos calmarla no hubo manera. Antes de que el resto del mundo se diera cuenta ya estaba yo montada en el coche y su padre pagando la cuenta.

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  44. Parece que estamos todos en la misma linea, MANDRAGORA 31, es obvio que es cuestión de los padres, los niños hacen hasta donde se les permite, y centrarlos, amén de una obligación, es un favor que se les hace pues supone mayor educación.

    muchas gracias por tu comentario.

    Besos

    ResponderEliminar
  45. Gracias SILVIA, me alegro que te guste el conjunto de fotos con los platos que disfrutamos.

    Una recomendación a tener en cuenta si vas por Jerte, un hotel y un restaurante muy agradables.

    Besos

    ResponderEliminar
  46. ¡¡Madre mía como os pusísteis!!, esto fue un fin de semana de categoría. Y bueno, qué buena pinta tienen esos platos hechos con productos autóctonos y la alegría que da disfrutarlos en un paraje como aquel, que por suerte conocemos de ir por allí un par de años (hace ya), y que también nos encantó.

    Y de los platos que pones me pido.... TODOS!!!????, jejejej, pero vamos, me ha encantado el braseado ese de vieiras sobre patata con trufa y papada confitada. Jopelines, entre estas cositas tan deliciosas y ese spa de moda que disfrutásteis, vamos, vosotros si que sabéis huir del calor de Madrid en condiciones.

    Y bueno, sobre lo que comentas de los niños, pues verás, entendemos a los niños, estamos contigo. Pero sobre lo que comentas de los padres mira, podemos llegar a entenderles, claro, llega ya un momento que tienes que pasar, ahora bien, estaría muy bien que ellos entendieran al resto de personas que van a compartir con ellos un espacio y una velada.

    Si tienes a los niños guerreros obra en consecuencia. Ni les 'castigues' a ellos que seguro que querían jugar fuera o corretear, ni castigues a los demás sólo porque queráis convenceros que vuestra vida con niños no ha cambiado.

    Señores, hay que ser maduros, estáis en una nueva etapa de vuestras vidas y si ese día no se puede, no se puede.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Que buen fin de semana!!....no se que me gusto mas....la comida, el vino, el paisaje....todo....lo tendre en cuenta para cuando vuela a visitar tu pais!!.....de los niños?....entiendo y comparto con Jose Manuel el sentimiento de que los niños no tienen culpa y deben incorporarse a las actividades, sin embargo yo como mama ( y mi marido como papa) somos los responsables de que ella siendo una niña se comporte a la altura de las circunstancias donde estemos, sea este un restaurante, una fiesta, una casa de amigos, etc. Somos nosotros lo que debemos educarla y guiarla de acuerdo a su edad.....En restaurantes nunca se porta mal (tiene 3 y medio años).....quizas porque le gusta comer y espera con ansias el plato.....pero siempre hemos salido con ella desde bebe y jamas ha dado un problema.....y cuando hay otros niños haciendo berrinche le decimos "mira como se comporta el niño....no hay que comportarse asi sin necesidad"....siempre buscamos el momento para enseñar......bueno....mi humilde opinion.....Gracias Lazy por tu entrada....muy buena....Abrazos, Marcela

    ResponderEliminar
  48. No me extraña CARLOS DUBE, el braseado era increible.

    Tenía un sabor tan intenso a trufa en la salsa, la papada caramelizada al punto que tenía textura similar a un boletus, y la vieira tierna por dentro y algo crujiente por fuera, fue increible.

    Todo el menú del Rest. Tunel de las Hadas fue brutal, sin desmerecer los otros sitios que visitamos el sábado y el domingo, más en plan de comer bien casero.

    Este del Hotel, en plan cocina de autor, vajillas chulas, platos bien diseñados, etc nos encantó.

    Lo de los niños, es así de complicado, hasta plantear el tema me daba un poco de reparo, pero tampoco es justo para los que se gastan un dinero que vean arruinada su cena especial porque los padres no controlen la situación.

    Creo que en el fondo, todos pensamos lo mismo, entendemos a los niños, comprendemos a los padres, pero queremos que nos comprendan a nosotros también. Todo esto, logicamente, en sitios de "postín" no en terrazas, burguers y similares, donde un poco, en cierto modo, todo vale (aunque creo que no se debe molestar a los demás)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  49. Gracias MARCELA, me gusta mucho lo que dices. Creo que todos entendemos lo que dice José Manuel, y lo que decimos todos, porque en el fondo es lo mismo.

    Los pobres niños tienen que aprender a relacionarse y convivir, pero hay ocasiones en especial en sitios de cierto nivel, donde hay que estar muy seguro de los niños y saber qué hacer si empiezan a dar su show.

    Un beso fuerte y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  50. A ver. Este tema me interesa, y por eso, he leído los comentarios referente al tema de los niños y los lugares públicos.
    Yo también soy maestra y discrepo con Jose manuel.

    Me parece tan patético que los padres ABANDONEN a sus hijos durante 10 horas en el cole, como que los lleven consigo a todos los lados siendo perfectos artífices del "laissez faire".

    Un padre o madre, esté donde esté, e incluso sin estar, debe ser el principal educador y responsable de sus hijos.

    Cuando un niño la monta en un restaurante y su padre o madre no hace nada por evitarlo y sigue comiendo como si nada, es porque no es la primera vez que el peque lo hace. Es muy cómodo decir "yo me llevo a mis hijos a todas las partes porque somos una familia guay y unida" y luego fastidiar la comida, o la película, o el espectáculo que estés viendo a los de al lado.

    Y tampoco estoy de acuerdo en acotar este tema teniendo en cuenta si el restaurante es caro o no como dice Futurblog.

    Creo que debemos respeto a todos, estemos en un restaurante caro o barato, en el cine o en un espectáculo del cole.

    Yo alucino cuando en el cole tenemos reuniones para las familias y las madres vienen con sus hijos y no ejercen ningún control sobre ellos. Entiendo, Josemanuel, que está bien que demos la oportunidad de compartir todo con nuestros hijos, yo lo he hecho y lo sigo haciendo con mi hijo, pero si ves que la cosa se te está yendo de las manos, que no puedes controlar a tu peque, COGE Y VETE, por que ni tú te enteras, ni tu disfrutas, ni, lo peor, dejas disfrutar a los demás.

    Yo me he levantado en reuniones, he ido a la mamá del niño que la está montando en cuestión y le he dicho clarito: "Para que no se entere nadie de lo que se está hablando aquí, ¿por qué no se va del salón y la única que se queda sin enterarse es usted?. Yo le cuento mañana lo que usted desee saber. Gracias"

    Por el mundo hay mucho maleducado y al mismo tiempo, mucha gente con la suficiente cortesía y condescendencia de no decirle a un papi o mami: ¿Por qué no se mete a su hijo donde le quepa?

    En fin, que el otro día nos dieron la comida tres familias juntitas con sus 8 hijos en la playa dando por saco durante dos horas. ¡¡No hay derecho!! Y nadie hizo nada... Grrrrr!!

    Besos y besos,

    PD: La rubia azabache mu guapa con las burbujitas, y la Garganta Jaranda de vicio vicioso...

    ResponderEliminar
  51. Que bonito, mi padre es de Caceres, toda la vida hemos ido a visitar a los abuelos, y no he visto el Valle del Jerte, aunque ahora ya no tenga a los abuelos, me hace ganas ir yo, y visitar esos parajes tan espectaculares, disfrutar de esa tranquilidad ("a pesar de los niños, que opino lo mismo que tú", todos hemos tenido los niños pequeños, pero hoy en día, los dejan un poco, bastante a su aire)Bueno aunque mini, pero intenso viaje, y buena comida.
    Bss.

    ResponderEliminar
  52. Lo bonito de cada sitio (aparte de la comida, que ya lo es...) es verlo en todos los colores de cada época del año...

    Besicos

    ResponderEliminar
  53. arrea y tan polémico! Con todo mi tocho-comentario vaya por delante que soy niñera como la que más, me encanta estar rodeada de niños, de hecho soy la cuidaniños de la familia en la mayoría de los eventos. He trabajado también cuidando niños, osea que gustarme me gustan, me encantan, soy madraza desde bien pequeña, pero una cosa no quita la otra, uno no puede salir a tener un rato de relax, y dejar que sus niños anden de mesa en mesa, molestando al resto de comensales, o gritando, colándose por debajo de las piernas de los camareros, y demás... es una situación delicada tanto para el resto de clientes, como para los trabajadores del local, porque se ponen en una situación... peligrosa.

    Yo he trabajado toda la vida en att. cliente y por eso quizás soy más "dura" en mis comentarios, porque he visto de todo! hay muchos papás que llevan a los niños, y en lugar de decirles "no hagas esto, que está mal" les dicen "no hagas eso, que la chica te va a reñir. Verdad que si sigue portandose mal le vas a reñir?" y tú pensando para tus adentros "señora, riñale usted, que lo parió, a mí me pagan por vender bragas, no por educar a sus criaturas"

    En fin... hay para todos los gustos, también hay niños que son un encanto, no hace falta ser un repollo que no se mueve del asiento, los niños son niños, y juegan, hablan y cantan... pero de ahí a montar el pollo... hay un camino!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Quiero aclarar algunas cosillas.

    Para empezar creo que no es lo mismo un niño con 1 año o 2 años que un niño con 6,7,8 o 10 años. Cada niño tiene una forma de reaccionar.

    Normalmente creo que cuando un niño de 1 o 2 años llora, creo, que no lo hace para fastidiar a nadie. Los niños pequeños lloran o porque tienen habmre, o por alguna necesidad, no van a ver si fastidio a la persona del al lado.

    Esta claro que si uno tiene niños de una edad mayor, es el padre el que tiene que encargarse de marcar los limites y no permitir que moleste a nadie. A ver si parece que yo estoy de acuerdo con que lo niños tengan que molestar a las personas.

    Ahora por otra parte, que en la sociedad que tenemos, los niños son un lastre, sí, lo veo cada día. Como tú dices niños que están hasta 10 horas encerrados en los colegios porque así los padres están más tranquilos. Cuando llegan el momento de salir con ellos algún lado, que esperamos, que encima los padres puedan controlarlos, creo que es imposible, si no conocen a los niños.
    Ahora cuando llegan a casa, muchos estan solos y como me cuentan algunos de mis alumnos ( este año con el regalito del ordenador) pues están todos los días enganchados al tuenti unas cuantas horas al día. Creo que para que los niños puedan compartir experiencias con nosotros, lo primero es que nosotros estemos con ellos. Pero yo lo veo cada día, no solo con los niños, también los ancianos nos molestan y los apartamos de todo, porque creemos que en actividades dirigidas todo el día van a estar mejor. Aviso esta es mi forma de pensar, y espero que a nadie le moleste.

    A mi por eso me gusta compartir las experiencias con mi hija, todas las que puedo, yo me encargo sobre todo que respete a los demás, pero también comprendiendo que es una niña de 6 años. Como ya he dicho antes, nosotros no vamos a bodas donde no permiten niños, simplemente hemos dejado de ir porque no queremos apartar a nuestra hija,supongo que habrá personas que piense que es una barbaridad, es nuestra forma de ser. Por supesto si yo llego a un a un restaurante y mi hija esta penosa o empieza a estar mal, pues es mejor irse, claro, para que vas a estar a disgusto con los demas.


    Pero creo que ya sería un absurdo prohibir a los niños ir a restaurantes u a otros sitios porque en un determinado momento lloren o pueden hacer más ruido de lo que un adulto pueda hacer ( cuando hay adultos que son peores).

    Por último que la educación debe ser parte de los padres, por supuesto, eso lo tengo claro desde hace muchos años. Que se está delegando, bastante, eso es para otro debate y más profundo. Pero sigo pensando que estamos apartando a los niños, cada día más.

    ResponderEliminar
  55. Bonito viaje y preciosas fotos!
    El Valle del Jerte una maravilla,en realidad a mí me encanta toda Extremadura.
    Me alegra que aunque solo fuera el fin de semana lo disfrutárais!

    Un beso

    ResponderEliminar
  56. Qué pena más grande! cuánto ha sufrido mi niño. La próxima cuenta con alguna de nosotras que cuidaremos de tu chica muy bien y tú en casita cocinando.
    Que se me cae la baba con la excursión, pura envidia.
    ***Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  57. Doy fe de la belleza de la zona y de lo bien que se come allí.

    ResponderEliminar
  58. Sensacional menú y fantástico entorno. ¡Qué envidia!.

    Y respecto a los niños, el problema no son los niños. El problñema son los padres. Tener niños no es sólo echar un kiki. Los niños no vienen con garantía, ni con periodo de prueba ni con manual de instrucciones. Hay realmente muy pocas personas lo suficientemente maduras y con las cosas claras acerca de la responsabilidad de traer hijos al mundo. No consiste en darle los caprichos que quieran y verlos crecer como el que ve crecer un cactus que cuando se acuerda lo riega. Es una educación día a día.
    Los que lo hacen bien merecen todos mis respetos y alguno más. Los que no me parecen unos irresponsables. Luego mejor no digas nada. Unos amigos dejaron de hablarnos a cuenta de que no podíamos salir con su hija de tres años porque era una absoluta maleducada. Se pasaba la cena encima de la mesa, tirandolo todo, berreando y dando por saco. Pero repito. No es era culpa de la niña, sino de la pasividad de sus padres.

    Tampoco creo que sea tarea del local advertir a esos padres, porque en este caso fueron consecuentes, pero se arriesgan a que les monten un pollo. Hoy día la gente cada vez es más mal educada, y así son los niños luego, a imagen y semejanza.

    En fin, tema espinoso este.

    Paco, que un abrazo.

    ResponderEliminar
  59. Holaaaa, ya estoy por aquí sufriendo los estragos de la gran ciudad, es que me mata, no lo puedo remediar jajajaj, y por aquí veo que pasándolo de lujo hasta que lleguen las vacaciones. No he ido aún al valle del Jerte, pero voy a tener que proponermelo, porque como siempre tiro para el norte...
    Me alegro de que disfrutaras de lo lindo!
    Un besooo

    ResponderEliminar
  60. ¡Qué buena pinta tiene todo! Precioso el Valle del Jerte. Lo conozco. Tengo pendiente asisti a la floración de los cerezos.

    ResponderEliminar
  61. Enhorabuena por este finde tan estupendo. Yo estoy de acuerdo con Jose Manuel en el tema de los niños, desconozco la situación concreta que pudo darse en el restaurante, pero la clave para mí está en la edad de los niños: "menos de dos años". A esa edad los niños si lloran es que necesitan algo y es responsabilidad de los padres averiguar qué y dárselo, creo que esos padres no tendrían que haber dado lugar a que los echaran a la terraza. Sin embargo, también creo que cada vez es menor nuestra tolerancia con los niños y eso como dice Jose Manuel es muy triste. Nos acostumbramos a que los lugares preciosos y maravillosos son sin niños y bueno, supongo que cada uno tenemos un pensamiento, el mío es que el lugar más maravilloso es aquel en el que puedo estar con mis hijas.
    No es por polemizar, pero dado que Jose Manuel está solo en esta opinión, sentí la necesidad de decir que estoy muy de acuerdo con el.
    Un beso a todos.

    ResponderEliminar
  62. ¡No sabes que envidia! Es un lugar para perderse.
    Besos

    ResponderEliminar
  63. Qué bonitos paisajes y qué bueno es poder disfrutarlos. Acompañados de una cuidada gastronomía regional, qué más!
    Saludos

    ResponderEliminar

  64. ¿Se puede ir a cualquier lugar acompañado de alguien que moleste y se entrometa en la privacidad de los demás? Evidentemente, no se debiera, sean niños o cualquier otra cosa. Debiera utilizarse el derecho de admisión, en estos casos.
    Es evidente que es necesaria más educación ciudadana y más respeto al prójimo.
    De ese valle, y toda su zona, tengo un muy grato recuerdo. habrá que volver.

    Saludos, Busy Blog

    CR LMA
    ________________________________

    ResponderEliminar
  65. Jo,no sabes cómo nos se nos ponen de largos los dientes a los que todavía no hemos tenido vacaciones cuando vemos cosas así. Claro que ya veremos que pasa cuando en noviembre se os hayan acabado a todos las vacaciones y algunos las nos vayamos de parranda (je,je,je). La verdad es que el sitio es espectacular. Ni me lo quiero imaginar en primavera. Habrá que probar el año que viene.

    Un besito,

    Sacer

    ResponderEliminar
  66. Permiteme que te diga
    Que me encanta ese solomillo ¡¡¡¡¡¡¡
    Un saludo

    ResponderEliminar
  67. wow! que lujo de lugar, que fotos tan bonitas!

    :)

    y que decir de la comida? se ve espectacular

    lo de los niños puede pasar y entiendo q molesten... hay padres para todo...


    saludos y gracias por tan detallada explicación
    :)

    ResponderEliminar
  68. Paco ya veo que ha sido un viaje maravilloso y muy especial, los paisajes son todos preciosos y la tranquilidad única que es lo que gusta, la garganta jarandA me ha encantado y poderse bañar todo un lujo ¡¡¡¡que bonito¡¡, las comidas todas deliciosas que platitos.
    A mi tampoco me gustaría estar cenando tranquilamente y por el lado niñlos llorando o gente pasasada de alcohol peor son niños y a lo s niños estos sitios no les suelen gustar, yo muchas veces voy a comprar y a las niñas no les gusta suponmgo porque se aburren y no estan en su mundo, y a veces prefiero irme e ir más tarde yo sola sin agobios, la educación es muy importante y no se que pasa pero los padres pasan totalmente de los niños y van a su rollo, es como cuando vas al parque se ponen a hablar las mamaas y no vigilan a sus hijos, les da igual no molestar que yo estoy en un marujeo interesante, pues asi va todo.
    bESOSSSSS

    ResponderEliminar
  69. Me encantaron las fotos...las verduras al carbon y el postre se ven deliciosos !!


    Un saludo : )

    ResponderEliminar
  70. hola a todos, nunca he tenido ocasión de contarlo asi que hoy toca...
    hace seis años, cuando eramos una familia de cinco miembros, siendo los pequeños de 3,4 y 8 años, comiendo en un restaurante en Andorra, ya terminando de comer tras hora y media sentados los cinco, se acercó una familia a felicitarnos por el "saber estar" de los peques, ni que decir tiene que nada mas salir del restaurante empezaron a correr montaña arriba, como niños que son, digo esto por que estoy de acuerdo en el punto de las edades y en desacuerdo en el punto del tipo de establecimiento, la enseñanza tiene que ser la misma, estamos compartiendo un espacio con otras personas y nos debemos respeto mutuo, y como se consigue? no ignorando a los niños en la mesa, metiéndolos en la conversación, con las risas, en fin, perdonad el rollo!!!

    ResponderEliminar
  71. Que barbaridad! demasiado sufrimiento! jaja
    Me podría acostumbrar muy fácil a ese lugar :)
    besos
    Gaby

    ResponderEliminar
  72. Vaya menudo sitio!! que envidia!! no lo conozco, pero claro que me encantaría, y el menú... que se me hace la boca agua. Una maravilla.

    Respecto a los niños, pues claro que los niños pueden ir a cualquier sitio, incluido todo tipo de restaurantes, lo contrario me parece una barbaridad, ni me lo había planteado. Los padres tenemos que educar, pero hay determinadas conductas propias de una edad, y debemos ser comprensivos con los niños y con sus padres. Todos hemos sido niños. Cuando el peque tiene un mal día, llora, o le da por lanzar un grito, los propios padres ya se siente bastante incómodos como para que por encima alguién te diga algo. Yo tengo dos niños de 3 años y 7 meses y me los llevo a todos lados, y se comportan como niños, a veces te obedecen en todo, y otras tenemos alguna rabieta. Nunca he tenido ningún problema, la gente que me he encontrado ha sido muy comprensiva. Incluso he dado/doy el pecho en restaurantes (de una manera discreta) y jamás me han dicho nada. Cuando he visto a algún padre, en actitudes muy severas con niños pequeños, pq no comían o no estabn sentados las dos horas de la comida, se me encoje el corazón, de verdad, no son adultos y no podemos pretender que lo sean con uno, dos, tres,..años.
    Estoy completamente de acuerdo con Jose manuel, yo tb llevo 10 años en la educación y es muy muy triste ver como a los crios, los propios padres los apartan de sus actividades, de su vida, en muchos casos, pq es más cómodo.
    Y..hay bodas que no admiten a niños??? que fuerte!!! increible.

    Biquiños, y lo dicho, que maravilla de finde.

    ResponderEliminar
  73. Oye me he quedado alucinada, vaya tertulia sobre niños, y no os falta razon a ninguno. Yo tengo dos, y hay veces que al mayor de 6 le tengo que leer la cartilla. En dos ocasiones me la montó. En un resturante una vez pedida la comida, nos tuvimos que salir, porque me moría de la vergueza tenía 2 añitos. Y luego otra al pasarle una cosa a su abuelo rompió varias copas. No ha vuelto a ocurrir nada, pero son momentos de mucha angusía para los padres y para los que están alrededor.
    Cuando los padres no se dan cuenta de esas cosas, ya sabemos que clase de niños van a salir.
    Estoy de acuerdo con lo que dice Jose manuel, los niños molestan. yo he dejado de trabajar para cuidar a mis hijos por que no quiero dejarlos en un campamento todo el verano y aunque las pasamos muy malas económicamente espero que se note el día de mañana. Aun así tengo muchas críticas de amig@s que no entienden lo que he echo.
    Bueno que ya vale ¿no?
    Que el viajecito una pasada, que me dais una envidia, que no te lo imaginas. Las fotos super chulas. A ver si te mando la otra receta para el concurso.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  74. Impresionantes fotos.
    Y los lugares de fábula.
    Me gusta el parador,la rubia ( que gracia es morena azabache) en esa maravillosa "charca" esa delicatessen de comida.
    Todo me ha gustado...
    Uff, envidia. ajajaja.
    Hace años fui de vacaciones a Villanueva de la Serena y me encantó, el lugar,sus gentes, todo el mundo se tira a la calle con el calorazo a hacer el vermut y su tapita que te dan gratis.
    Es genial esa zona.
    Besos

    ResponderEliminar
  75. ¡Qué maravilla de cena!..¡¡Y qué maravilla de zona!! Yo soy de Extremadura, mi padre de Jaraiz de la Vera y mi madre de Montánchez y por tanto... ¡¡qué voy a decir de la zona!!
    En cuanto a los niños... soy de las que no lo soportan. Yo soy de las que han tenido niños nerviosos e inquietos y que me ha tocado controlar la situación... y la enana mas todavía porque tenía una rabia en el cuerpo que luego entendí por su celiaquía... incluso una señora me llegó a decir que era la típica niña quitavida de la madre.
    Los he educado... no los he consentido y ahora... no soporto los lloros y rabietas de otros niños... Algo así como el exfumador que es el que menos aguanta que alguien fume al lado.
    Tu crónica... magnífica.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  76. Me alegro que lo hayas pasado bien. Tienes razón que no es la mejor época del año para visitar la zona, pero aún así vale la pena. Además buena comida y buen vino.

    Con respecto a los niños estoy de acuerdo que los padres los deben controlar, pero los niños menores de 2 años no entienden muchas veces la situación, incluso muchas veces lloran porque están cansados e incluso malito y no sabe quejarse de otra manera.

    Me duele que haya gente que piense que no deberían entrar en ciertos sitios los niños para que no les molesten.

    Creo que hay dos grupos, o mejor tres, los que no tienen niños y no entienden estas situaciones, los que los tienen, pero ya son mayores y no se acuerdan de cuando eran pequeños y los que los tenemos pequeños, que quizás esa circunstancia haga que en estas situaciones seamos un poco más tolerantes.

    Por supuestos que entiendo que pueda haber gente que le molesten tanto, les molestan hasta sus propios hijos, que cuando no hay cole se quejan porque los tienen que aguantar en casa. No me refiero a los padres que trabajan y no tienen con quien dejarlos durante las vacaciones.

    No quiero entrar en polémica, sólo queria dejar mi opinión al respecto.

    ResponderEliminar
  77. Pues yo ese chip de "no oigo nada" lo tengo que tener apagado...siempre estoy a la que sarta y antes me voy del restaurante que dar la nota...
    Que bien te lo pasas...bueno tú y la rubia.Cómo para estar soportando a críos gritones de otros...qué relax!!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  78. el proximo año, tengo cita pendiente para ver el valle del jerte en todo su esplendor! qué bien te lo pasaste por lo que leo.

    ResponderEliminar
  79. Hola Paco!!!!.
    VAya viaje mas genial os habeis marcado!.
    Unas fotos geniales que invitan a visitar todos esos lugares.....
    La comida que os metiteis entre pecho y espalda tiene una pinta fabulosa, también.
    Con respecto a lo de los niños.... Bueno a lo de los padres, mas bien....
    Te doy toda la razón.
    Los padres estamos para algo mas que para consentir caprichitos....
    Estamos para educar y la educación se inicia el mismo día que nacemos....
    Siempre he dicho que los niños son niños, pero no tontos.....
    Si ven que molestando consiguen lo que quieren, siempre, pues es que lo lógico es que no paren...
    Ya sea llorando, tirando cosas u otras acciones.....
    Igual soy excesiva pero cuando mi hija era pequeña como se encabezonara con algo que yo consideraba que no estaba bien o que no era el momento solía llevar o una reprimenda de qeu sabía que no iba a salr bien parada o, en casos , ya, extremos, con una zurra en el culo.
    El control tiene que ser de los pares, no de los niños....

    Pochoncicos.

    ResponderEliminar
  80. Perdón pero quiero aclarar un punto que he dejado un poco mal explicado....
    Es normal llevar a tus hijos a los sitios
    Es más, creo qeu hay que hacerlo para quse acostumbren a unas buenas normas sociales que debemos empezar a enseñarles en casa.
    Lo que no es normal es que los apdres pasen de atender a los niños y de poner un poco de orden en las situaciones
    Por desgracia me ha tocado conocer a una chico que se le ha permitido todo en la vida y ahora es un ser....
    Prefiero no poner el adjetivo porque no es nada agradable, la verdad.
    Ademas creo que el cariño no está reñido con la discipilna y con el enseñarles a "saber estar".
    Y re pito:
    Los niños deben conocer todos los ambientes en que se mueven sus padres, salvando las distancias de la privacidad, claro.
    Así como tener su propio espacio para crecer hacia la etapa adulta.

    Pochoncicos.

    ResponderEliminar
  81. Un finde de lujo. Maravilloso tu reportaje y detalle de todos los momentos. Me ha encantado.

    Lo de los niños berreantes y sus padres pasivos es algo que me supera, sobre todo si es un restaurante de cierto nivel en el que en el precio debería incluir un cierto sosiego.

    un besito

    ResponderEliminar
  82. Bien, iré por partes para no perderme mucho.
    Uno: qué envidia más cochina (y a la vez más sana) que das con el viajecito al Jerte y a La Vera. No sólo por las comarcas -que son de lo mejorcito de mi tierra-, sino también por los sitios donde parasteis (lo de "El Túnel del Hada" es de nota, jeje). Yo hubiese ido también al mítico restaurante "Puta Parió 2", en Jarandilla, donde hacen unas migas antológicas.
    Dos: geniales las recomendaciones culinarias, sobre todo el detalle de incluir la Torta de La Serena (¡de lo mejor de mi comarca!) y ponernos los dientes largos.
    Tres: sobre lo de los niños, coincido con tu opinión. La culpa es de los padres, que creen que para educar a sus hijos ya están los colegios y se desentienden en el hogar. Y cuídate de no criticar a los niños en presencia de los padres, que encima se te echarán encima... Menos mal que en el restaurante supieron lidiar con la situación y solucionar el incidente.
    Cuatro: encantado me hallo con la publicidad gratuita que haces de mi tierra, que tanto lo necesita para huir del tópico: ¡viva y bravo!

    ResponderEliminar
  83. Hola venia por la tarta, pero de paso me voy a Jerte.
    Tienes una sobrina muy guapa!!! felicidades.
    Ay, niños!!! niños o padres consentidos, mis hijos ya son mayorcitos tienen 12 y 15 años, tenemos suerte que nunca me han montado un pollo en ningún lugar público, pero tb se han llevado muchas broncas para evitarlo y mucha firmeza en las decisiones.
    Claro que si te tocsa tb un grupito un poco alegre te amarga.
    Un beso
    y me alegro que lo pasarais bien.

    ResponderEliminar
  84. Maravilloso viajecito, algo así necesito yo, pero mi comentario viene con respecto a los niños y los restaurantes. Yo tengo 2 hijos a los que ya puedo llevar donde quiera porque son mayores, pero he de decir que sólo en 1 ocasión cuando mi hijo mayor tenía 2 añitos molestamos en un restaurante, fue la primera y la última vez que he ido con niños pequeños a restaurantes que no sean del tipo familiar. Hay muchos restaurantes que yo llamo familiares que es´tán llenos de papas con sus nenes, no son la finura y la exquisitez que puedan tener otros, pero en todas las mesas hay niños pequeños (con 2 años aún no puedes estar seguro de que no cojera una barraquera y te va a montar la de dios)y al menos puedes comer tranquilo y sin molestar a nadie puesto que todos los allí presentes estamos en lo mismo, en el duro periodo de crianza. Yo gracias a dios los tengo criaitos y los mios ya van a los restaurantes a disfrutar de la comida (eso si la broma nos sale por un pico, ja, ja).

    ResponderEliminar
  85. Hola JARDINERA GUAPA qué bien verte de nuevo por aquí.

    Estoy de acuerdo con lo que dices. Lo que quiero puntualizar es que lo del importe del lugar si tiene que ver, en el sentido de las expectativas que tienes cuando vas. Si me meto en un burguer doy por hecho que habrá jaleo y habrá chiquillería corriendo y gente hablando fuerte.

    En un chiringuito, no puedo esperar un silencio y un entorno, aunque sí buenas tapas.

    Y en un restaurante caro, quiero y espero encontrar tranquilidad, silencio, paz etc.

    Pero lo importante como bien aclaras no es el importe sino la educación y saber hasta donde es normal el comportamiento de un niño, y hasta donde es tolerable por los demás.

    Besos

    ResponderEliminar
  86. Efectivamente, MARÍA, el valle es precioso y comimos estupendamente.

    Del tema niños, creo que ya entre todos lo hemos dicho...

    Besos

    ResponderEliminar
  87. Así mismo BELÉN, y con la mente abierta a todo lo que venga.

    un besote

    ResponderEliminar
  88. Claro ISABEL ALCANTARISA, tal como bien señalas, una cosa es salir con los niños y otra molestar a los demás.

    En ese momento lo correcto es la retirada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  89. Estamos de acuerdo JOSE MANUEL con lo que dices en esta última intervención.

    Los niños no lloran porque quieren, pero los padres deben comprender si exceden lo tolerable por los demás.

    Por lo demás, también veo con tristeza como tu que la sociedad se hace cómoda y deja a veces de lado a los niños. Pero también a mi de pequeño me mandaban a mi cuarto cuando venían visitas y lo veía como algo normal, sin más. Claor que yo prefiero que mi hijo se integre un rato, y sea el quien se canse y decida retirarse si se aburre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  90. Un tema espinoso JOSE y dificil de solucionar cuando se presenta, porque todos tenemos ese sentimiento de "mi hijo será insoportable, pero no consiento que nadie se lo diga"

    En fin, que afortunadamente, no era más que una anécdota sin más.

    ResponderEliminar
  91. Vete cuando puedas y mejor en primavera, MARISA, ya me contarás, es alucinante de verdad.

    Beso

    ResponderEliminar
  92. Un abrazo AROBOS, a ver si el año que viene coincidimos en la floración y lo vemos juntos.

    Ojalá.

    ResponderEliminar
  93. No creo que sea cuestión de bandos o de tomar partido, VIENA, yo comparto tu opinión y la de Jose Manuel, la cuestión es hasta donde debe tolerarse a los niños que montan el show ante LA PASIVIDAD de los padres.

    Todos somos mayoritariamente partidarios de ir con niños a los sitios, pero de hacer que ellos se comporten. Y además, según qué lugares, tener consideración con los demás asistentes.

    Te agradezco tu participación en este debate polémico y espinoso, Dios me libre de parecer anti niños, si yo soy el más niñero del mundo.

    ResponderEliminar
  94. Muchas gracias CELE, era un lugar para perderse, y para encontrarse... Beso

    Hola CRIS, JENJIBRE Muchas gracias por comentar. Un lugar precioso y lleno de rica gastronomía, ciertamente. Besos

    ResponderEliminar
  95. Ciertamente, ni niños ni adultos que sean molestos a los demás ÑOCO, y en cuanto al lugar, siempre dan ganas de volver, de lo agradable y bonito que es todo.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  96. Yo tampoco he tenido vacaciones, salvo esta escapadita del fin de semana pasado SACER.. eso sí preparate con los dientes largos para dentro de un par de meses que estoy planeando un viaje muy apetecible.

    Beoss

    ResponderEliminar
  97. Me alegra que te guste ISA, estaba buenísimo aunque lo mejor fueron aquellas vieiras... mmmmmmh

    Hola LAURA TRUCOS me gusta que te haya gustado la explicación, las fotos y el lugar. Te lo recomiendo para cuando tengas ocasión.

    Besos a las dos.

    ResponderEliminar
  98. Fue un viaje corto estupendo MARIA JOSÉ, ojalá tengas pronto ocasión de conocer ese lugar tan bonito dos comarcas preciosas para recorrer y disfrutar con las niñas, con tu marido o con unas amigas.

    Besos para toda la familia

    ResponderEliminar
  99. Estaba todo delicioso, MARY todo era maravilloso... aunque efectivamente las verduritas y el postre nos encantaron.

    Besoss

    ResponderEliminar
  100. Exactamente MAITE, enhorabuena por esos niños y por haberlos educado con participación para que sepan estar.

    Besos

    ResponderEliminar
  101. Sin duda te acostumbrarías GABY, a lo bueno nos acostumbramos todos con facilidad,... bonitos paisajes... masajitos... buena comida... relajación... en fin, nada más que de sufrir y de sufrir... jajaj

    ResponderEliminar
  102. Un beso MARÍA, por supuesto que los niños pueden ir a cualquier sitio, pero... si se portan bien. Si no, es cosa de los padres sofocar las rabietas y evitar las molestias a los demás, y si no lo consiguen deben seguir educando a sus hijos al salir del local y explicarles por que se tuvieron que ir, para que no lo causen más.

    Dejando de lado el tema, el viaje estuvo genial, el paisaje, la compañía, la comida, todo precioso y muy recomendable.

    Lo de las bodas prohibiendo niños, es tremendo, y es una invitación para descartar. Precísamente en las bodas, no se puede pedir más que reunión familiar, niños, abuelos, gritos, jaleo etc.

    En fin, un beso grande.

    ResponderEliminar
  103. Hola ANA, DIA MÁS DULCE menuda polémica y debate se ha montado, yo lo contaba como anécdota, y creo que lo normal es lo que tú cuentas, que los niños estén y que alguna armen, pero sin llegar a estresar a los demas...

    Cuando llega ese caso, (pocas veces) lo normal es lo que tu hiciste, salirte del restaurante con cierta cara de verguenza por los demás.

    Y enc uanto a tu decisión personal, te admiro y te apoyo. (La madre de mi hijo hizo lo mismo durante un tiempo y entre otras cosas gracias a eso es tan buen chaval)

    Beso grande.

    ResponderEliminar
  104. Muchas gracias por pasar Margot, Viniendo de ti, una alabanza a las fotos es puro halago, tú que las bordas en cada receta.

    Toda la comarca es preciosa y merece la pena hacer la excursión y disfrutar de todo lo que ofrece esta estupenda zona de España, (aunque el fin de semana se quedó corto)

    Besos

    ResponderEliminar
  105. Gracias PIKERITA, qué cosas, mi familia viene de Montánchez, de allí era el bisabuelo que creo la familia... mira que si somos primos...

    Besos sin gluten.

    ResponderEliminar
  106. Me gusta tu opinión CARMELO y la comparto mayoritariamente. Lo único que falta en mi opinión en lo que dices, es que hay que tener cabeza para elegir dónde cenar, cuando vas con niños pequeños de los que lloran fuerte o gritan. Seguro que no era la primera vez que montaban el pollo. Te aseguro que era insufrible, no era un lloriqueo, era como la matanza del cerdo, era brutal.

    un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  107. Gracias GOYI, la verdad es que nos lo merecíamos un fin de semana de descanso tras casi dos años sin salir de vacances...

    ... pero este año nos toca resarcirnos... ya te contaré. besos

    ResponderEliminar
  108. Yo también quiero ir en primavera INGRID LOCA DE BARNA, el año que viene.

    A ver si coincidimos.

    Un besote

    ResponderEliminar
  109. Muy bien dicho, entre los dos comentarios WIVITH CREO que resumes muy bien la postura mayoritaria.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  110. Así lo veo yo también FABRISA, desde luego hubo un antes y un después cuando salieron... para nosotros, para el restaurante y para todos los clientes.

    Un beso

    ResponderEliminar
  111. Un placer FER, tu tierra me encanta, y allí tengo parte de mis origenes, entre Montánchez y Malpartida de Cáceres... pero eso es otra historia.

    Abrazo.

    El Puta Parió lo vimos pero al final nos apeteció la terraza de la abuela Polina que no nos defraudó en absoluto.

    ResponderEliminar
  112. Un beso NEUS, y otro de mi sobrina que los da (cuando quiere) riquísimos.

    Qué alegría verte de nuevo. ¿Sigues de vacaciones? Estáis todos por ahí...

    Besitos

    ResponderEliminar
  113. No tengo nada que añadir a lo que dices DOMI, yo hago esa distinción entre los restaurantes familiares y el resto en ese mismo sentido que tú.

    Nada de prohibir ir a los niños, pero los padres deben tener cabeza y darse cuenta de dónde están, con quién están y quiénes no tienen por qué soportarlo.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  114. Muchas gracias a todos por comentar en esta entrada.

    Aunque he tardado ya he contestado todos los comentarios que tenía pendientes

    Gracias a todos por participar en el debate y por comentar lo bonito que es el Jerte y sus alrededores

    ResponderEliminar
  115. Garganta Jaranda es espectacular.
    No conocia, tengo que ir ;)

    ResponderEliminar
  116. Se puede ir con ciertos padres a cualquier restaurante ? yo me hago esta pregunta constantemente...creo que soporto menos a ciertos adultos que a los niños..cuestion de gusto supongo.

    ResponderEliminar

Recetas con fotos paso a paso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo. Además, así puedo resolver vuestras dudas. ¡¡Muchas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...