Guiso otoñal de patatas con níscalos. Receta

Una de las alegrías que trae el final del verano es la llegada de las setas. En cuanto caen unas gotas de lluvias, los hongos hacen brotar las setas y pasear por los pinares es una experiencia muy grata que puede estar acompañada de una recogida de tan delicioso manjar. Por eso, como estamos en plena temporada, he preparado este guiso otoñal de patatas con níscalos, que espero que os guste.

Algunas veces recogemos los níscalos en el pinar donde reposa el padre de la Rubia, en la Pimpollada, pero la mayoría de las veces, recurrimos a la frutería tradicional donde siempre encontramos calidad y buen consejo

En esta ocasión, usé setas de la empresa Bolets Petrás que me envió un paquete de boletus frescos otro de deshidratados y unos níscalos frescos frescos para que los probase. Ya veréis qué buen uso les hemos dado, con una receta tradicional que hacíamos cuando vivía.

Ingredientes para 4 raciones

4 patatas hermosas, 1/2 kg de níscalos, 50 gr de chorizo, 1 cebolla y un pimiento verde, ajo, perejil y pimentón de la Vera


Cómo hacer un guiso otoñal de patatas con níscalos


Comenzamos pochando en una cazuela amplia la cebolla y el pimiento todo bien picado con un buen chorreón de buen aceite de oliva virgen extra picual, que aportará mucho sabor. Mientras se va ablandando la cebolla, nos entretenemos en repasar los níscalos uno a uno con un pañito húmedo o un papel de cocina, de forma que eliminemos la tierra y los palitos del pinar sin dañar mucho las setas. En el caso de los níscalos, como son unas setas resistentes es bastante sencillo, pero recordar esta maniobra cuando manejéis otros hongos más delicados como los boletus.



Una vez limpios, los troceamos de forma que queden homogéneos, algunos níscalos los cortaremos en cuartos, otros por mitad y algunos incluso los dejaremos enteros. Cuando la cebolla esté ya lista, añadimos las setas y las rehogamos bien. Podemos añadir un poco de ajopere, o picar un diente de ajo y una rama de perejil incorporándolas a la cazuela.

Cuando ya tengan los níscalos su brillo y color subido, añadimos las patatas peladas y cortadas en cachelos o trozos irregulares, procurando chascarlas al partirlas para que luego suelten más almidón y así engorden el caldo. Podemos añadir también una cuchara de harina removiendo bien para que impregne todos los ingredientes. Incorporamos también en ese momento el chorizo partido en trocitos pequeños y una punta de pimentón de la Vera.



En un par de minutos, cuando todo se ha calentado en el aceite, es el momento de añadir el agua para que se produzca la cocción. Por supuesto si tenéis un buen caldo casero de pollo, tanto mejor, o si guardáis agua de rehidratar setas de alguna ocasión (yo lo guardo congelado) pues estupendo porque el guiso tendrá aún más sabor.

Hay que añadir agua hasta cubrir todos los ingredientes, pero sin excederse. Con el hervor, (unos 18-20 minutos hasta que las patatas estén en su punto), el agua reducirá y espesará, obteniéndose un caldo maravilloso. Las patatas tomarán color de la punta del pimentón, del propio pimentón que suelte el chorizo y de los níscalos que tiñen todo con su color anaranjado.



Para comer, podéis machacar las patatas con un tenedor haciéndolas puré o irlas comiendo a tenedoradas, eso ya cada uno a su gusto. Ya veréis que clásico, qué tradicional y qué lleno de sabor este guiso otoñal de patatas con níscalos, que os transportará a los sabores del pueblo, a los recuerdos más familiares y que os gustará y reconfortará en estos días de otoño. Y el caldo, está de muerte lenta...

Sed felices,









Quiero aportar esta receta al III Concurso internacional organizado por el magnífico blog de Apicius, que como en años anteriores, le han patrocinado Marvi rótulos y placas, San Ignacio, Artepan, Oh Menaje, el Taller de las Tradiciones y la Cocina de Plágaro

23 comentarios:

  1. Hola Paco que guiso tan rico nos traes, ahora empiezan apetecer muchísimo.

    Soy cuinera, nos hemos cambiado de blog, ¡nos encantaría verte por allí! Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay que rico Paco! Desde luego las patatas estan estupendas con cualquier cosa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Estupenda receta!
    Creo que ya sé a quien voy a votar.
    Te enlazo en mi humilde blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Paco:
    Su receta ha quedado registrada para el III Concurso Internacional de cocina.
    Como sabe puede concursar con otra receta salada y dos dulces.
    Suerte con el jurado del cual no formo parte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Estoy acostumbra a que mi padre salga al campo y nos traiga níscalos.Este año aún no ha ido, si sigue haciéndose el remolón, haré lo que vosotros algunas veces. Ir al frutero..q ricos! eh?. Me encantan. Nunca los he hecho con chorizo. Suelo hacerlos con una salsita pero sin patatas ni nada, así que, este año probaré con esta receta. Muchas gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Mañana tenemos pensado ir al monte a ver si cogemos níscalos y ésta es una de las recetas que siempre cae! qué buena pinta! qué ganas de patatitas me han entrado ahora mismo.

    Besos y feliz finde ;)

    ResponderEliminar
  7. Que bueno!!! De paso que vienes podías traer el tupper ;)

    Bicos!!

    ResponderEliminar
  8. Delicioso este plato de cuchara, me encanta besos

    ResponderEliminar
  9. Preciosa receta Paco, con ese colorcito que apetece y con esa solera que se le ve de receta tradicional.
    Un beso grande para ti y para tu rubia.

    ResponderEliminar
  10. Un guiso exquisito, para disfrutar. Un abrazo y feliz fin de semana, Clara.

    ResponderEliminar
  11. Holaaa, así ya se puede! con unas setas frescas y de regalo. A ver si puedo salir al pueblo este otoño y coger alguna setilla, ya que me chifla pasear por el monte buscándolas. Que buenas patatas con níscalos, a ver si tienes suerte en el concurso!
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  12. que ricos los níscalos, yo ya llevo dos sábados saliendo al bosque y ya he empezado a congelar que el año después es muyyyy largo

    que rico guiso, lo apunto

    ResponderEliminar
  13. Buenísimo para un día de frío. Creo que de todas las setas y hongos, los que más me gustan son los níscalos y las colmenillas.

    ResponderEliminar
  14. Madre mía, Paco... qué buen guiso. Sí, mi niño, sí... El otoño trae una alegría con esas setas... Tengo unas ganas ya que para qué!
    Bsitossssssssss

    ResponderEliminar
  15. A mi ya me has convencido, aunque no le he puesto ese tipo de setas a mis patatas, lo probaré, porque que están buenas ninguna duda oye, jajaja
    Ya estamos con los platos de cuchara ¿Eh?. Es lo que más apetece ahora.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Un plato suculento del todo! Y que suerte poder recogerlas in situ, yo tengo que comprarlas y bien utilizar setas deshidratadas, aunque siempre las prefiero frescas o bien las que vienen en botes de cristal.
    Ya vienen apeteciendo estos platos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Estupendo plato,hoy en casa lo hice y todo un exito
    MCarmen

    ResponderEliminar
  18. Un guiso de lujo Paco. Me alegro de haber compartido contigo las jornadas de Tapas&Blogs Galicia. Sabes en donde tienes un amigo y espero que vengas a visitarnos con un poco más de calma. Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  19. acabo de recoger niscalos me anoto la receta


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar

Recetas con foto paso a paso del proceso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Deja tu opinión por favor. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo, y además, así puedo contestar directamente a vuestras consultas. ¡¡Muchas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...