Fresas maceradas en zumo de mandarinas. Receta de postre exprés

Desde siempre me han encantado las fresas con zumo de naranja mucho más que con nata, o con cualquier otra salsa, pero hace días que he descubierto lo ricas que están con esta receta de fresas maceradas en zumo de mandarinas. Esta receta exprés se prepara sin trabajo, y va mejorando conforme dejamos que el ácido de las mandarinas haga su trabajo hasta obtener un resultado tan delicioso y colorido como el de la foto.

Cuando tengáis unas fresas recién compradas y unas mandarinas de calidad, acordaros de mí y haced esta receta que os va a sorprender por lo sencilla, rápida y sobre todo por lo riquísima que está. Además es una forma muy sencilla de conseguir que toda la familia tome más piezas de fruta, lo cual es cuidar de su salud.


Ingredientes para 4 raciones




  • 500 g de fresas, 8 mandarinas, 1 cucharada de azúcar, tiempo y cariño


Cómo hacer fresas maceradas en zumo de mandarinas


Cuando se tienen buenos productos, qué fácil es conseguir buenas recetas. En esta ocasión, tenía en casa una caja mixta de naranjas y mandarinas que me habían enviado desde Naranjas King para que las probara y que realmente me han sorprendido por su calidad y sabor.

Concretamente, cuando probé las mandarinas, quedé prendado de la intensidad de su sabor y enseguida se me ocurrió que siempre me las como de postre o como tentempié y que nunca hago con ellas un zumo. Al cortar las mandarinas para exprimirlas, vi que estaban cargadas de zumo, y luego al probarlo, me gustó tanto que decidí que iba a probar a cocinar unas fresas macerándolas en el ácido del zumo, en lugar de hacerlo con zumo de naranja.

El proceso es sencillísimo. Cortamos las fresas en rodajas. Añadimos una cucharada de azúcar y removemos para que el azúcar se impregne en todas las rodajas. Después metemos el bol en la nevera y lo dejamos durante unos 30 minutos para que las fresas suelten sus jugos. Es lo que veis en la foto dos del collage, fijaos que rojo es.

El siguiente paso es exprimir las mandarinas y hacer zumo, como si fueran naranjas. Es un zumo delicado, intenso, lleno de sabor y con un color más oscuro que el de las naranjas. Servimos el zumo sobre las fresas y volvemos a meter el bol en la nevera.

Fijaos en el color del zumo al mezclarse con el jugo que soltaron las fresas. Ahora, subid a ver la foto de presentación de esta receta, y comparad con el color del zumo tras haber macerado las fresas en la nevera durante 3 horas.

Fijaos también en el centro de las fresas, ya no es blanco como aquí sino que todas las fresas al macerar se han teñido de un color uniforme, casi púrpura. Lo bueno es que no solo ha cambiado su color sino que el sabor se ha multiplicado de forma increíble.

No dejéis de probarlo. Cuando veáis mandarinas de calidad y tengáis a mano unas buenas fresas, probad esta receta y acordaos de mi consejo. Os va a encantar. Sed felices,


7 comentarios:

  1. Que ricas! con mandarinas no las he provado, seguro que estan deliciosas! Yo acabo de publicar una receta de fresas con vinagre de Módena y pimienta negra, tambien estan riquísimas, si quereis verlas

    http://lesreceptesquemagraden.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues merece la pena Pilar C. Te recomiendo esta combinación.

      Eliminar
  2. Yo les echo de todo... naranja, mandarina, limón o vinagre! Qué ricas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que están buenas con todo, efectivamente Rosendo, pero con el zumo de mandarinas, sorprende

      Eliminar
  3. Yo con mandarinas no lo he hecho nunca, lo probaremos.

    Muas

    ResponderEliminar
  4. A las fresas les va muy bien el acido, puede ser vinagre, naranja, limón...lo que no he experimentado es el zumo de tomate... cuestion de experimentar

    ResponderEliminar

Recetas con fotos paso a paso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo. Además, así puedo resolver vuestras dudas. ¡¡Muchas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...