Darío Barrio, la sonrisa que se apagó

En los siete años y pico que llevo con el blog, he tenido la oportunidad de conocer a muchos cocineros, grandes chefs, y con algunos de ellos, quizás por coincidir más veces he llegado a tener una cierta confianza, no me atrevo a decir amistad. Ayer yo estaba en Lugo participando en una mesa sobre gastronomía y Redes Sociales y me llegó la terrible noticia del fallecimiento de Darío Barrio, el chef de dASSA bASSA, el chef guapo que gustaba a todas mis amigas, el de la sonrisa que se apagó.

Ahora estoy escribiendo este post, y para hacerlo he revisado mi biblioteca de fotos y me he dado cuenta de que hay muchas fotos suyas. Tengo muchas fotos de Darío, ya que hemos coincidido en muchos eventos y presentaciones, en muchos talleres de distintas marcas y productos, en presentaciones en su restaurante, o hace muy poco en la presentación de su libro.

Recuerdo cómo le gustaba seducir con su sonrisa, hacer bromas y de repente ponerse serio. Recuerdo cómo decía que se hizo chef porque en la cocina le gustaba mandar, más que que le mandasen a él. Pero hay muchos más recuerdos.

Le recuerdo haciendo el ganso con sus buenos amigos Paco Roncero y Ramón Freixa, o dándome un fuerte abrazo cuando nos encontrábamos después de algún tiempo sin vernos. La verdad es que Darío era un tipo simpático y cariñoso.

Me cayó bien cuando le conocí en aquel programa de Todos contra el chef,  y cuando nos vimos la primera vez en la presentación de un electrodoméstico, o cuando fuimos un grupo a comprar juntos al mercado de San Antón. También le recuerdo cocinando durante los talleres que nos dio en Kitchen Club, o en su restaurante dASSA bASSA.

Cuando murió Álvaro Bultó, le pregunté por el tema de los saltos base y el riesgo que supone y por los motivos para seguir saltando pese al riesgo. Darío me contaba que era así, algo que cuando lo practicaba le hacía sentirse bien, que era algo que necesitaba sentir a veces y que tanto Álvaro en su día como a él si le tocaba, lo tenían asumido,  y era parte de su vida pese al riesgo que suponía.

De hecho en su perfil de Twitter, Darío Barrio no tenía una foto cocinando sino una foto suya haciendo un salto, su gran pasión, el salto base, y su restaurante estaba lleno de fotografías de saltos y vuelos.


Es algo que no entiendo, son deportes de muchísmo riesgo, y el lo sabía perfectamente, pero lo seguía practicando. Es difícil entender esa pasión tan peligrosa desde fuera, y más cuando tienes hijos pequeños, pero es algo que solo entienden los que sienten esa adrenalina, esa necesidad de practicar deportes con esa intensidad y supongo que personas como yo no somos capaces de entenderlo... aunque por supuesto respeto su pasión con el tema.

Me estoy acordando de la última vez que coincidimos y nos reímos hablando de los saltos de trampolín en otro reallity de televisión al que se apuntó, y en los que obviamente no tenía ningún miedo, por estar más que acostumbrado a saltar desde sitios mucho más altos... aunque me contó que estaba lleno de cardenales que solamente podían camuflarse entre sus tatuajes...

En fin, que estoy triste, que ahora que han pasado unas cuantas horas voy asumiendo la noticia y me doy cuenta de que le apreciaba mucho y siento de corazón que le haya ocurrido esto a un hombre tan simpático y sonriente con quien he compartido unos cuantos buenos momentos... Siento de verdad su fallecimiento y quería dedicarle un pequeño homenaje desde mi blog, recordando su sonrisa, la sonrisa que se apagó ayer.



Seguro que a Darío le habría gustado la foto que preside esta entrada, una foto que le tomé en su restaurante hace menos de un año y que no está entre las que le envié... y una de las pocas fotos de Darío Barrio en las que no está sonriendo. En fin, descansa en paz Darío.






24 comentarios:

  1. También yo me siento muy triste por su perdida, era tan encantador.
    Se ha marchado la sonrisa de la cocina española...ahora pienso en su familia...
    Un sentido y bonito homenaje, repleto de cariño, el que le has dedicado, animo amigo.
    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  2. Si, un horror. Yo también coincidí con él en algunos eventos y siempre me gustaba mirarle y escucharle atentamente mientras explicaba...aún no me lo acabo de creer

    ResponderEliminar
  3. Qué gran dedicatoria Paco, una desgracia, no hay consuelo. Bueno, quizás todo lo hecho y lo bien que lo ha hecho. DEP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena, Carlos, pero en fin, es lo menos que podía hacer, dedicar un recuerdo a algunos buenos momentos compartidos. Abrazo

      Eliminar
  4. Paco, ha sido un gran disgusto para todos, coincidi contigo y con él en un evento, ha sido un día muy triste, un bonito homenaje tu post.
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que hemos coincidido en ocasiones y está bien recordarle sonriendo, coqueteando, jugando... y mandando mucho, un beso Carmen

      Eliminar
  5. La verdad, yo tampoco puedo quitarmelo de la cabeza. Aunque no le conocia personalmente tenia la impresion de que era una gran persona, llena de vitalidad, con esa sonrisa arrolladora. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  6. Bonito y sentido homenaje el que le dedicas. Su preciosa sonrisa se ha apagado... DEP.

    Besitosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Golonsegus. Lo de menos es lo mío, pero la idea era esa, dedicarle un pequeño homenaje y recordar algunos grandes momentos

      Eliminar
  7. Estoy que no paro de pensar en este tema.Que le lleva al ser humano a querer ser como un pájaro.Siento tanto su perdida sin conocerle. Tu mas Paco que lo has conocido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay por qué entenderlo. Era su opción, y su elección. Aunque no la compartamos hay que respetar su decisión , por más que hoy al ver su muerte nos parezca aún más difícil.

      Quízás por eso sonreía tanto...

      Eliminar
  8. Muy sentido y bonito homenaje. Una muerte inesperada e innecesaria, sobre todo para quienes no entendemos ese riesgo al que se expone el que lo practica...pero ya ves eso es algo, que como tu bien dices, el lo tenía asumido. Una pena que se nos vaya alguien tan especial; un gran cocinero, gran persona, de sonrisa fácil, que con su presencia ponía un arcoiris de color en nuestra vida. Mi mas sentido pesame para sus familiares y amigos. Un abrazo Paco...son palos que te da la vida y dejan marca.

    ResponderEliminar
  9. Una bonita semblanza. Que no entendieras todas sus pasiones la mejora. Un besote y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, no es necesario entenderlo para respetarlo y apreciar su forma de ser. Cariñoso y sonriente, y un tipo divertido. Abrazo para ti Su

      Eliminar
  10. Hiciste muy feliz a quien te conocio, siempre tendran un pedazito de esa sonrisa tan dulce, de espiritu aventurero y con un gram humor y mejor corazon. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Precioso homenaje a este gran cocinero y gran persona, la pena es que gente joven y con tanta vitalidad y con tantas ganas de vivir se vayan tan pronto por culpa de un fallo técnico, Descanse en paz

    ResponderEliminar
  12. Me quedé muy impresionada cuando me enteré¡ me encantan sus recetas y a pesar de no conocerle lo que veias de él en la tele trasmitia muy buena sensación. Una bonita entrada.Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Personas como tu harán que su recuerdo permanezca entre nosotros.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Recetas con fotos paso a paso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo. Además, así puedo resolver vuestras dudas. ¡¡Muchas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...