Cómo ahumar un lomo de salmón en casa


Hoy os cuento cómo ahumar un lomo de salmón en casa. No estoy hablando de un salmón ahumado o gravlax como los que se lonchean, -y que nos encantan- sino de un lomo o lingote de salmón, que vamos a cocinar con la técnica del ahumado. Esta misma técnica se puede utilizar también para ahumar otros alimentos, con carnes, verduras e incluso para recetas de dulces y postres.

Ahumar un alimento es una forma de cocinarlo, y una técnica de cocina que además puede ayudar a su conservación. Además, aportamos al producto un sabor intenso, las notas peculiares que el humo introduce en su interior, que, en función de la duración del proceso pueden ser más o menos marcadas.



Para ahumar un alimento, podéis utilizar una cazuela especial, un ahumador como éste, aunque si no tenéis uno, podéis hacerlo también utilizando un wok, como ya os conté aquí hace tiempo. 

Si os gusta, aprovechando que pronto vienen los regalos de navidad y los Reyes, podéis encargar un ahumador de Zwilling que funciona super bien y no ocupa más que otra cacerola de las que tenemos en casa. (Además es que ES una excelente cacerola y es perfecto para cocinar al vapor como luego os cuento)


Ingredientes para ahumar alimentos


Necesitamos el alimento que vamos a ahumar, en el caso de hoy un buen lomo de salmón, si queréis un poco de aceite de oliva, sal y pimienta y virutas de madera aromática con las que haremos la técnica que ahora os cuento. Opcionalmente, podéis añadir hierbas aromáticas como tomillo, orégano, romero... a vuestro gusto.


Cómo ahumar un lomo de salmón en casa


El procedimiento no puede ser más sencillo. Ponemos la base del ahumador a calentar con el fuego a tope. En pocos minutos la base se calienta muchísimo y ya está lista para comenzar el proceso. Para saber si ya está bien caliente, añadimos un chorrito de agua al fondo de la cacerola. Si según cae se convierte en bolitas de agua que empiezan a bailar, es que está lista para empezar.

Os podéis hacer una idea con esta foto

Sobre la base, colocamos una cucharada sopera de virutas de madera. Para esta receta elegimos las de vino tinto.

Seguidamente tapamos las virutas con la placa con agujeros -por los que saldrá el humo- y después ponemos la rejilla encima.  



Sobre la rejilla ponemos el lomo de salmón, limpio, sin espinas ni piel. Y tapamos con la cúpula. Bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se ahume el alimento durante 12 minutos.

En ese tiempo, el lomo de salmón cambia de color a un naranja claro, como si lo hubiéramos cocinado al vapor y queda impregnado de aroma ahumado. Además le han salido unas motitas blancas, de la proteína al cocinarse, que podemos retirar con un papel de cocina para mejorar su aspecto. Salen también cuando se cocina al vapor o a baja temperatura.

Una vez limpio, el salmón sigue caliente y si lo sacamos a un plato, sus láminas o lonchas se desmoronan con facilidad, mostrando unas lascas superjugosas, con un intenso color. ¿No se os hace la boca agua?

El sabor es impresionante, y prácticamente no hemos hecho nada más que meterlo dentro del ahumador y dejar que se cocine con esta técnica durante poco más de diez minutos. Es realmente delicioso, fácil, cómodo, limpio y el resultado es totalmente "de restaurante".

Sígueme en Instagram para ver mis publicaciones diarias de recetas, trucos, sorteos y más

Cómo es el juego para ahumar Zwilling



Con el juego de la colección Specials de ZWILLING podrás ahumar fácilmente carne, pescado, mariscos y verduras, sin tener que soportar el desagradable humo extendiéndose por tu casa. Para obtener buenos resultados puedes utilizar las virutas de madera procedente de barriles de vino, que os muestro en la foto, o las virutas de haya ZWILLING, que no solo aportan el combustible para hacer el humo, sino que también aromatizan los alimentos. 

Las cuatro piezas que forman este juego

Este utensilio, el juego para ahumar ZWILLING está formado por un recipiente base, -una especie de cacerola de 28 cm de diámetro-, con una base gruesa para difundir y acumular el calor. Esta base se calienta a tope y sobre ella se ponen las virutas de madera. 

Sobre la base y las virutas, va una segunda pieza, una plancha que forma la cámara de ahumar, una rejilla sobre la que se ponen los alimentos y una tapa alta que cierra en forma de cúpula donde se acumula el humo, sin salir fuera. Las paredes y todo el conjunto son de acero inoxidable, un material resistente y muy fácil de limpiar. 


Lo bueno es que este juego para ahumar es apto para todas las superficies de cocción, incluso las de inducción y también puedes meterlo en el horno. A mano se lava genial, pero también puede lavarse en el lavavajillas. 

Y por si fuera poco, también puedes utilizar el juego para ahumar para cocinar verduras al vapor, poniendo abajo agua y cocinando los alimentos sobre la rejilla, de forma que podrás hacerte platos llenos de sabor, con pocas grasas y bajos en calorías.

Con qué acompañar el lomo de salmón ahumado



Para acompañar el lomo de salmón ahumado puedes preparar una mayonesa casera, una salsa de pesto o servir sin más compañía que una buena ensalada como guarnición. El sabor es tan rico e intenso con solo diez minutos de ahumado que irás degustando cada bocado de forma pausada, deleitando en los muchos matices de sabor que contiene. 



Sed felices, 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recetas con fotos paso a paso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo. Además, así puedo resolver vuestras dudas. ¡¡Muchas gracias!!