Cómo hacer lentejas viudas, la mejor receta de lentejas guisadas

Hoy quiero enseñaros una deliciosa elaboración, para que sepáis cómo hacer lentejas viudas, la mejor receta de lentejas guisadas sin sacramentos. Las lentejas son una de las legumbres que más me gusta preparar, sobre todo por su versatilidad. Admiten a la perfección una cocción con carnes y también con pescados, pero también quedan perfectas cuando se hacen guisadas solamente con verduras, sin sacramentos. A esa forma de hacer las lentejas, es a la que mi abuela se refería siempre, diciendo que las había hecho viudas

Si preferís hacer unas recetas de lentejas con sacramentos, esta es mi receta de lentejas casadas, (con chorizo, morcilla y costillas de cerdo) y aquí tenéis otras variaciones como las lentejas al curry con confit de pato, las lentejas con alcachofas y gambones, las lentejas con perdiz en escabeche o las lentejas con morcón ibérico que hicimos hace poco y que tanto os gustaron. 

Ingredientes para 6 raciones


400 g de Lentejas pardinas, 1 cebolla, 1 hoja de laurel, 2 zanahorias, 2 patatas medianas, agua para cubrirlas y un poco más, 1 tomate, 1 buen chorro de salsa Worcestershire Perrin's, sal al gusto


Cómo hacer lentejas viudas o lentejas guisadas solo con verduras


Limpiamos bien las lentejas por si tuvieran alguna piedrecita, -aunque hace años que no las encuentro, me gusta revisar por si acaso- y las preparamos dejándolas en remojo mientras hacemos el sofrito. Las lentejas no necesitan como otras legumbres estar en remojo de víspera o unas horas, aunque si lo hacemos, se cuecen más rápido. Yo suelo dejarlas en agua mientras pico la verdura y arranco el guiso, más por lavarlas otra vez que por lo que se puedan reblandecer. 

Tras picar bien las verduras, las ponemos en una cazuela ancha y las cubrimos con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. A mí me encanta rehogar un poquito las verduras antes de añadir las lentejas y el agua para que se caramelicen un poco y aporten más sabor y color. 

Tras un par de minutos, removiendo las hortalizas con el aceite, seguimos con la receta de lentejas guisadas. Para ello, añadimos las lentejas y una hoja de laurel. Como veis, esta vez las añadí sin remojo previo. No lo necesitan cuando son tan buenas

Seguidamente, añadiremos agua suficiente para cubrirlas, sobrepasando más o menos en unos dos centímetros el nivel de los ingredientes y pondremos nuestro fuego a tope para arrancar el hervor y después lo bajaremos al mínimo, para que las lentejas se hagan despacito, evitando así que se despellejen. 

Además de las hortalizas bien picaditas, prepararemos también dos patatas cortadas en trozos medianos y dos zanahorias cortadas en discos, que quedarán al presentar el plato como si fueran los sacramentos de estas lentejas viudas. 


La cocción dura unos 40 minutos, pero depende de la procedencia de las lentejas. Id probando de vez en cuando y si se hace necesario añadir un poco de líquido, agregadlo poco a poco para no cortar la cocción y aseguraos que os quedan tiernas. 

Tened en cuenta que al enfriarse, después espesan ya que siguen absorbiendo líquido. Una vez terminado el guiso, apagamos el fuego y lo tenemos preparado para servir. En mi casa es tradición añadir a las lentejas un chorrito de salsa Worcestershire (salsa Perrin's) que les da un toque de sabor muy especial. Otras personas añaden un chorrito de vinagre de Jerez, obteniendo un resultado similar. Cuestión de gustos y costumbres. 

Consejo nutricional


Es recomendable para facilitar la digestión de las lentejas, servirlas acompañadas de arroz cocido. En la fotos siguiente, podéis ver un plato de lentejas (no viudas sino casadas), acompañadas de un poco de arroz blanco, para que cada uno se añada un par de cucharadas en su plato. Así son menos indigestas, evitáis gases y además aprovecháis mejor los nutrientes de esta legumbre

Podéis servirlas así con arroz, también cuando son lentejas viudas o lentejas guisadas como las de la receta de hoy. Otra recomendación. Las lentejas, mejoran si se cocinan de víspera, es decir si se hacen hoy para comerlas mañana. Así reposan y los sabores se asientan. Mirad la foto siguiente. 

Lentejas reposadas, al día siguiente de su elaboración. 

Las lentejas que han reposado un día, se espesan y quedan más cremosas. Es posible que para comerlas, requieran que añadáis medio vaso de agua para calentarlas, si os gustan con caldo, como plato de cuchareo. No os preocupéis por el sabor porque ese medio vaso de agua se evapora en cinco minutos cociendo, recuperando el punto perfecto.

No te pierdas cada día nuestras publicaciones en Instagram


Ficha de la receta


Nombre de receta Lentejas guisadas, receta de lentejas viudas

Tipo de receta Cuchara / Legumbres

Raciones 4-6

Tiempo de elaboración 45 minutos

Precio Receta Económica


Con qué acompañar la receta de lentejas guisadas o viudas



Para acompañar las lentejas guisadas cuando son viudas, en casa de mi madre siempre había dos segundos platos que tradicionalmente seguían a este plato de cuchara. O bien tortilla de patata como esta con pulpo, muy jugosa, o bien unos boquerones fritos en adobo. Lo dejo a vuestra elección. 

Sed felices







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recetas con fotos paso a paso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo. Además, así puedo resolver vuestras dudas. ¡¡Muchas gracias!!