Las mejores patatas guisadas con costillas que he preparado en la vida



Estoy encantado. Hace unos días he comido esta receta, las mejores patatas guisadas con costillas que he preparado nunca. La verdad es que tenía muchas ganas de hacer un plato de cuchara, las típicas "patatas con algo". Un plato de esos que se comen machacando un poco las patatas con el tenedor y mezclándolas con el caldo y se disfrutan alternándolas con las tajadas que te tocan.

Así, a lo largo de los años he ido publicando otras recetas similares de patatas guisadas con carne o con pescado. Así os recomiendo el frite extremeño de cabrito,  las patatas guisadas con cordero, el guiso marinero de las patatas con congrio o  las patatas guisadas con chirlas. También otro plato que haré de nuevo muy pronto, en cuando llegue la temporada: las patatas guisadas con níscalos.

La receta de hoy es parecida a unas patatas mimosas con costillas que hice hace tiempo, pero se diferencia sobre todo en que la he elaborado utilizando una cacerola que me tiene encantado de la marca RenaWare, que he adquirido este verano y me gusta mucho para este tipo de preparaciones. Por su calidad, grosor y el sistema de vapor de su tapadera, se consiguen unos guisos sin apenas evaporación, sin añadir casi agua y los sabores se concentran de manera espectacular.

Ingredientes para 4 personas


10 patatas de calidad de tamaño pequeño, a ser posible patata de Sanlúcar o 3 patatas grandes, 500 g de costillas de cerdo (naturales o adobadas, al gusto), 250 g de pisto casero, (tomate, pimiento, calabacín) y caldo de carne

Cómo hacer las mejores patatas guisadas con costillas




Lo primero, cocemos las patatas con piel, casi sin agua, en nuestra cacerola, bien tapadas y con la válvula cerrada para que no se escape el vapor y se hagan sin pérdida de líquido. Las cocemos en agua de sal durante unos diez minutos porque luego las terminamos con la carne y con caldo en lugar de con agua. A los diez minutos, abrimos la cacerola y pelamos las patatas sin dificultad. Reservamos.

Un tema fundamental es comprar una buena carne, -ya sabéis donde lo hago yo-, y una vez contamos con buen producto, procuraremos no estropearlo, como dice Aitor Arregi de Elkano en Getaria. Podéis utilizar costillas naturales, adobadas, o como hice yo, mezcla de ambas.

Si tenemos unas buenas costillas de cerdo, las troceamos y empezamos la receta rehogándolas un poco con nuestro aceite preferido para que se doren en el exterior y para que no estén en crudo después. Añadimos las dos cucharadas soperas de nuestro pisto (yo siempre tengo en casa porque nos encanta) y mezclamos bien.



Añadimos el caldo y dejamos cocer diez o quince minutos las costillas para que estén luego muy tiernas y blanditas. Metemos ahora en nuestra cacerola las patatas peladas y troceadas -enteras si son pequeñitas-, y agregamos el caldo de carne casero necesario para cubrirlas, pero no más. Después, lo llevamos a ebullición, acelerando el proceso al tapar la cacerola.

En cuanto empieza a hervir, veremos salir el vapor por la válvula, así que cerramos y bajamos el fuego al mínimo, dejando que se cocine el conjunto hasta que patatas y carnes estén bien tiernas. Como mucho serán necesarios diez minutos más. Llevamos a la mesa con la tapa puesta y destapamos para alegría de nuestros familiares y amigos.


Ficha de la receta


Tiempo de elaboración: 45 minutos
Tiempo de cocción: 25 minutos
Precio: Receta económica
Raciones: Receta para 4 personas
Tipo de receta: Guiso de carne


Con qué acompañar las patatas guisadas con costillas



Esta receta de las mejores patatas guisadas con costillas que he preparado nunca, se concibe como plato único. Si queréis podéis empezar con un aperitivo ligero o poner al lado una rica ensalada para desengrasar. Otro consejo, haced unas pocas de más que de un día para otro, están buenísimas.

Sed felices,







Sobre la cacerola RenaWare


  • Las cacerolas RenaWare no son baratas pero son magníficas.
  • No tengo comisión ni voy a ganar nada al publicitarlas pero os hablo de ellas porque merecen la pena.
  • Estas cacerolas son para toda la vida y tienen garantía en todo el mundo. 
  • Si se estropea por cualquier razón te la cambian por una nueva, hayan pasado los años que sea.
  • Para más información podéis mirar en su web o hablar con mi contacto allí, Luis, en el tel 662280747 y él os resolverá las dudas.





6 comentarios:

  1. Este guiso sin duda es de los míos. Cuchara a tope que ya llega el otoño. Nunca lo había hecho con las patatas en diferentes fases, voy a probar.
    Un beso
    Amanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es porque cada cosa tiene sus tiempos pero puedes hacerlo todo junto

      Eliminar
  2. Hola,
    Es uno de mis platos favoritos, tanto de comensal, como de cocinera (es de los platos que más ricos me sale). No les echo pisto, el próximo día las hago con pisto y te cuento.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pisto es prácticamente igual que el clásico sofrito. Es que tenia en casa y aquí... no se tira nada

      Eliminar
  3. Sin duda, uno de mis platos favoritos. ¡Me animaré con tu receta!
    Un abrazo.
    Celeste

    ResponderEliminar
  4. Me encanta este post, tan completo y lleno de consejos. Gracias por los datos! :)

    ResponderEliminar

Recetas con fotos paso a paso de elaboración y presentación. Trucos y consejos. Siempre leo los comentarios y los agradezco muchísimo. Además, así puedo resolver vuestras dudas. ¡¡Muchas gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...